La Eurocámara condena abusos de DDHH de saharauis cometidos por Marruecos y pide liberar a los presos políticos

0
390

Parlamento EuropeoEl pleno del Parlamento Europeo ha expresado su «grave preocupación» por el reciente informe de la ONU sobre Tortura que recoge «pruebas» de que oficiales marroquíes han detenido a personas por motivos políticos, han torturado y cometido violaciones contra presos saharauis y han secuestrado y abandonado a manifestantes en el desierto «para intimidarles», en un informe aprobado este martes sobre los Derechos Humanos en el Sahel. También ha «condenado los abusos a los derechos humanos» principalmente a través del acoso y la intimidación de mujeres saharauis como «mecanismo para intimidar al pueblo saharaui en su lucha por su derecho legítimo a la autodeterminación».

   Los eurodiputados también han criticado «las alegaciones generalizadas de desapariciones forzosas y juicios injustos» especialmente en relación con el desmantelamiento del campamento de protesta de Gdeim Izik en noviembre de 2010 que se cobró la vida de 13 personas y aunque han «tomado nota» de «las conclusiones positivas de algunos observadores internacionales» de los juicios en tribunales militares contra 25 de los saharauis manifestantes, también han tenido en cuenta las acusaciones de algunas ONG y algunos observadores de Derechos Humanos sobre la persecución política del caso y condenas «excesivas». Una veintena de ellos fueron condenados a penas de entre 20 años y cadena perpetua.

En el texto, saludan que el Gobierno marroquí respalde la recomendación del Consejo Nacional de Derechos Humanos de que los civiles no deben ser juzgados por tribunales militares en el futuro  e instan al Gobierno de Rabat a que esto sea «realidad» aunque los eurodiputados lamentan que la decisión no afecte a los ya condenados.

Los eurodiputados han instado a las autoridades marroquíes a liberar «inmediatamente» a todos los presos políticos saharauis, garantizar la transparencia y justicia de los procesos judiciales y a investigar y perseguir a las fuerzas de seguridad  que presuntamente han estado implicadas en «detenciones arbitrarias, torturas y otros abusos de poder».

En su informe, la Eurocámara lamenta «profundamente» la expulsión de Marruecos el pasado 6 de marzo de cuatro eurodiputados entre ellos Willy Meyer (IU) porque su objetivo era recabar información de la situación de Derechos Humanos en el Sáhara occidental y exige a las autoridades de Rabat «acceso libre y libertad de movimiento» en la excolonia española para los observadores independientes, diputados, la prensa y organizaciones humanitarias.

Los eurodiputados han reiterado su apoyo a las resoluciones de la ONU sobre el Sáhara Occidental y han reclamado el «pleno respeto» de los Derechos Humanos y libertades fundamentales del pueblo saharaui, incluidos sus derechos de libertad de asociación, expresión y a manifestación pacífica.

También han mostrado preocupación por la situación de pobreza en los campamentos de refugiados en Tinduf y el riesgo de radicalización y que los jóvenes sean reclutados por organizaciones terroristas o criminales y del riesgo de mayor infiltración de grupos yihadistas en los campamentos procedentes del norte de Mali. En este sentido, han condenado el secuestro de tres trabajadores humanitarios europeos del campamento de Rabouni en octubre de 2001. Y han pedido a Argelia que asuma su responsabilidad para aliviar la situación de los Derechos Humanos en los campamentos y a Rabat que facilite contactos «regulares» entre saharauis en los territorios ocupados y sus familiares de campamentos de refugiados.

Los eurodiputados han instado a la ONU a reforzar el mandato de su misión MINURSO «para incorporar la dimensión de derechos humanos» o «que establezca otro organismo de Derechos Humanos nuevo, permanente» para supervisar e informar sobre la situación de los Derechos Humanos en la zona e investigar las reclamaciones de individuales. El organismo debe cubrir en su opinión el Sáhara Occidental controlado por Marruecos, los campamentos de Tinduf y otros territorios controlados por el Frente Polisario.

Insisten en la necesidad de abordar la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de Tinduf «incluso sin anticipar ningún acuerdo político final» y recuerdan el «derecho de autodeterminación es un derecho humano fundamental» recogido en el artículo 1 de la Convención Internacional de la ONUN sobre Derechos Civiles y Políticos.

Los eurodiputados recuerdan que la resolución 1754 del Consejo de Seguridad de la ONU de 2007 insta a Marruecos y al Polisario a negociar de buena fe y sin condiciones «con vistas a alcanzar una solución política duradera y mutuamente aceptable» que permita la autodeterminación del Sáhara occidental y les instan a continuar negociando de forma «pacífica», insistiendo en todo caso en el derecho de los saharauis a la autodeterminación.

En su informe, los eurodiputados instan a la UE a implicarse «más» y ser «más activa» para apoyar a la ONU en sus esfuerzos para animar a ambas partes a reanudar las negociaciones «directas» y en la resolución del conflicto en el Sáhara occidental «empleando sus instrumentos de política exterior» para promover la confianza entre las partes, por ejemplo reforzando la vigilancia de los derechos humanos y apoyando las reformas democráticas, incluida la descentralización.

También instan a la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y al enviado especial de la UE de Derechos Humanos a «ofrecer» a las autoridades marroquíes y al Frente Polisario programas de formación en Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en Tinduf, que cubrirían la Policía y otros organismos de seguridad, la judicatura, administrativos locales y organizaciones de medios y de la sociedad civil «sin prejuicio» de un acuerdo negociado entre las partes para resolver el conflicto sobre el Sáhara Occidental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here