La esposa de Mugabe insta a la sucesora de su marido a dimitir

0
702

Robert Mugabe et son épouse GraceLa primera dama de Zimbabue, Grace Mugabe, ha sugerido este jueves que la vicepresidenta, Joice Mujuru, y posible sucesora de su marido, Robert Mugabe, de 90 años, debería dimitir, un ataque que aumentará las divisiones del Partido gobernante, el ZANU-PF.

Grace Mugabe, líder del comité de mujeres del ZANU-PF, ha acusado a Mujuru de traicionar al presidente por preparar un posible desafío para el congreso de la formación en diciembre. Mujuru, ‘número dos’ durante los últimos diez años, no ha respondido a los ataques.

Los analistas sostienen que el silencio del presidente en este asunto podría sugerir que comparte las opiniones de su mujer. Mugabe ha dirigido el país desde su independencia de Reino Unido en 1980 y el año pasado logró una abrumadora reelección. Su principal rival, Morgan Tsvangirai, calificó los comicios como un «gran fraude».

Tanto los partidarios de Mugabe como sus oponentes temen por la situación en la que pueda quedar el país si, como se especula, el estado de salud del presidente fuera grave, algo que él mismo niega. La batalla sucesoria del ZANU-PF podría suponer una violenta inestabilidad para el país si Mugabe muere sin tener quien le sustituya.

Grace Mugabe, de 49 años, ha ascendido rápidamente hasta los cargos más altos del ZANU-PF. Su estilo incisivo y agresivo no ha gustado a algunos miembros del partido, que creen que Mugabe podría estar preparando a su mujer para hacerse con el poder cuando él deje el cargo.

La mujer de Mugabe ha cargado abiertamente contra Mujuru en un discurso y le ha invitado a «dimitir ahora». «Quiere utilizar el dinero para derribar a Mugabe», ha añadido.

Grace Mugabe ha tachado a su posible rival de incompetente como vicepresidenta y ha asegurado que logró su cargo gracias a la influencia del presidente. «Debería retirarse, señora, para que aquellos que sean capaces puedan hacerse con el cargo», ha insistido la primera dama. «Este país está lleno de gente que puede dirigirlo, no Mujuru», ha subrayado.

Además, Grace Mugabe tampoco ha ocultado sus intenciones de presentarse a las elecciones. «Dice que quiero ser presidenta. ¿Por qué no? ¿No soy ciudadana de Zimbabue? ¿Por qué piensa que es la única adecuada?», se ha preguntado la esposa del presidente.

Estas no han sido las primeras acusaciones que la primera dama lanza contra la vicepresidenta, aunque hasta ahora no la había nombrado abiertamente. La semana pasada, en un discurso en la zona de la que es originaria Mujuru, Grace Mugabe aseguró que allí había surgido «el faccionalismo». «El faccionalismo debería acabar, los que tienen orejas deberían escuchar», añadió.