La defensa de Mursi rechaza los vídeos en la causa por la muerte de manifestantes

0
88

Mohamed MorsiLa defensa del depuesto presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, rechazó la presentación de ciertos vídeos recogidos por la televisión estatal como pruebas en la causa abierta contra él por la muerte de manifestantes.

Según la agencia estatal de noticias, Mena, una nueva sesión del juicio se celebró hoy en la Academia de la Policía, en las afueras de El Cairo, donde compareció Mursi tras ser trasladado desde una cárcel cerca de la ciudad mediterránea de Alejandría.

Durante la vista se proyectó el vídeo de una entrevista televisiva al portavoz del partido salafista Al Nur, Nader Bakar, en la que decía que el dirigente de los Hermanos Musulmanes Jeirat al Shater les había pedido ayuda para actuar contra los manifestantes.

Bakar también señaló en la cinta que Al Shater intentó convencer a su formación de que los opositores a Mursi habían decidido asaltar el palacio presidencial ante la debilidad de las fuerzas de seguridad.

A Mursi y otros catorce dirigentes islamistas afrontan cargos por su supuesta implicación en la muerte de manifestantes y en los incidentes desatados en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya el pasado 5 de diciembre.

El equipo de la defensa criticó la emisión de esos vídeos, seleccionados por un comité de expertos de la radio y la televisión estatales, al considerar que esos medios de comunicación no pueden presentar esas pruebas, que supuestamente alteran las investigaciones.

Además, afirmó que esos medios no son una parte imparcial en el proceso y han actuado en “contra” de los acusados.

Por su parte, el presidente del Tribunal Penal de El Cairo, Ahmed Sabri Yusef, destacó que ha tenido en cuenta “todas” las peticiones y observaciones presentadas por la defensa sobre el trabajo de esa comisión, que -según su versión- llevó a cabo su labor bajo el control de la corte.

La sesión fue aplazada hasta mañana, domingo, cuando está previsto que testifiquen cinco testigos de la acusación, todos ellos altos mandos de la Guardia Republicana.

Mursi, depuesto por un golpe de Estado el 3 de julio de 2013, afronta además otros juicios por espionaje y por fugarse de una cárcel, entre otros delitos.