La Cumbre de la UA y su enfoque contra la corrupción

0
707
Por Richard Ruíz Julién
Una de las líneas que marcó las reuniones celebradas el 26 de enero en esta capital por el Consejo Ejecutivo de la Unión Africana (UA), y acompañará a los jefes de Estado durante la cumbre de la entidad, es el problema de la corrupción en el continente.

No es para menos, pues la UA dedica su XXX cumbre, el 28 y el 29 de enero, a ‘Ganar la lucha contra la corrupción: un camino sostenible para la transformación de África’.

El organismo panafricano nominó al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, como su campeón para liderar esta lucha.

Buhari basó su campaña para la presidencia de 2015 en erradicar la corrupción en Nigeria, un rasgo por el que era conocido durante su breve período como jefe de Estado en la década de 1980.

Un estudio reciente de la red de encuestas Afrobarómetro muestra que la percepción pública de los intentos del gobierno por erradicar la corrupción mejoró, pero al menos la mitad de los nigerianos encuestados piensa que esto realmente no tiene un impacto significativo en el servicio público.

La UA tiene varios instrumentos a su disposición para establecer normas y estándares en materia de este flagelo, en particular la Convención de la Unión Africana para Prevenir y Combatir la Corrupción (AUCPCC), que entró en vigor en 2006.

Hasta ahora, 38 países ratificaron la convención; se supone que su implementación debe ser monitoreada por el Consejo Consultivo sobre la Corrupción de la UA (AUABC), que también tiene la tarea de ayudar a los estados miembros a prevenirla y erradicarla.

Sin embargo, la profesora Annie Barbara Chikwanha, de la Universidad de Johannesburgo, dice que si bien podría ser el vehículo ideal para impulsar los esfuerzos anticorrupción de la UA, la AUABC sigue siendo débil y no es capaz de cumplir su plan estratégico inicial; no tiene un papel proactivo para liderar esta lucha.

Otras instituciones africanas como el Foro Africano de Administración Tributaria, la Red de Parlamentarios Africanos contra la Corrupción y el Mecanismo Africano de Revisión por Pares (APRM) también son instrumentos potencialmente poderosos al respecto.

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para África lanzó varias iniciativas y apoya otras ideas sobre el tema promovidas por la UA, pero se debe hacer más para garantizar el cumplimiento y la ratificación de estos instrumentos, considera el especialista Liesl Louw-Vaudran, del Instituto para Estudios sobre Seguridad.

Los escépticos pueden argumentar que la corrupción es tan endémica que una sola persona al timón o una directiva de la UA no tendrían mucho impacto. ¿Un cambio en la jefatura realmente hace mucha diferencia?

Gareth Newham, jefe de Justicia y Prevención de la Violencia del Instituto de Estudios de Seguridad, asegura que si el liderazgo no está genuinamente interesado en combatir la corrupción, nada sucederá.

‘Si tienes un nuevo líder que no es corrupto y cree en la lucha contra la corrupción, esa es la única esperanza que realmente tienes’, apunta.

En algunas partes del sur de África, hay indicios de que los nuevos líderes están haciendo un cambio.

En Angola, el recién electo presidente João Lourenço sorprendió a sus críticos al adoptar algunas medidas que intentaban erradicar el nepotismo en el gran país productor de petróleo.

La UA, en tanto, está optimista sobre el éxito de su tema anticorrupción para la cumbre.

Pero por ahora, lo que puede hacer la organización es crear conciencia y establecer normas y estándares; el AUCPCC no tiene un mecanismo de aplicación para garantizar que los estados miembros cumplan con sus principios.

La única estructura de la UA que se acerca a ‘denunciar y avergonzar’ la corrupción y la mala gobernanza es el Mecanismo de Examen entre los Países Africanos, pero este instrumento voluntario enfrenta sus propios desafíos, en particular la lentitud con que se publican sus exámenes por nación.

En esta etapa, solo las situaciones reales del día a día en los 55 estados miembros de África mostrarán si las iniciativas de la UA para luchar contra la corrupción llegarán a donde realmente importa.