La comisión electoral libia recalca que las elecciones se celebrarán el 25 de junio

0
229

Ahmed MiitigLa Alta Comisión Electoral de Libia ha anunciado este jueves que las elecciones legislativas se celebrarán el 25 de junio, tal y como estaba previsto, a pesar de la crisis política que atraviesa el país.

   El presidente del organismo, Imad al Sayeh, ha recalcado que la jornada de este jueves era la última para aceptar el registro de votantes y ha cifrado en 1.450.000 el número de inscritos, si bien la lista definitiva será publicada el 3 de junio.

Asimismo, Al Sayeh ha afirmado que los libios residentes en el extranjero podrán votar entre el 21 y el 22 de junio en un total de 22 colegios electorales distribuidos en trece países.

Por último, ha pedido a la población que tome la iniciativa de ejercer su derecho al voto y que acaben con los intentos de “aquellos que intentan consfiscarles este derecho”. “Las naciones se construyen a través de la participación y el diálogo”, ha remachado.

Las elecciones tienen como objetivo elegir a los sustitutos del Congreso General Nacional, que ha ejercido como Parlamento interino desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011.

Libia se encuentra sumida en el caos tres años después de la caída de Muamar Gadafi, con un Parlamento paralizado por las disputas y un Gobierno incapaz de controlar a las milicias formadas por antiguos rebeldes que suelen desafiar al Estado.

El miércoles, el primer ministro interino, Abdulá al Thinni, prometió permanecer en su puesto argumentando que se cometieron irregularidades en la elección de Ahmed Maitiq como su sucesor, ahondando la crisis a nivel político en el país.

El primer ministro interino presentó su dimisión a mediados de abril tras un ataque fallido contra él y su familia, apenas semanas después de ser elegido para el cargo tras la destitución de Alí Zeidan. El GNC le había dado un mandato de dos semanas, que procedió a renovar posteriormente encomendándole la formación de un nuevo gobierno en un intento por devolver la estabilidad al país.

Sin embargo, la situación se complicó días después con la elección de Maitiq, que llegó a jurar su cargo poco antes de que el presidente adjunto primero del Parlamento, Ezzedin al Awami, declarara inválida la votación debido a que no contó con el quórum necesario.

Por contra, horas después el presidente del Parlamento, Nuri Abu Sahmain, confirmó a Maitiq como nuevo primer ministro a través de un decreto, lo que fue posteriormente refrendado por la sede legislativa.

La división es patente entre el Gobierno y el Congreso General Nacional (CGN). El propio Parlamento permanece, a su vez, separado entre facciones islamistas y fuerzas más moderadas, así como entre distintos grupos regionales y tribales, lo que limita la toma de decisiones.

La parálisis es tal que la Cámara no ha aprobado los presupuestos ni ha confirmado la composición del Gobierno del nuevo primer ministro, Ahmed Maitiq, designado tras una caótica votación. El Parlamento, de momento, ha ignorado los llamamientos del Ejecutivo para congelar su actividad hasta que se celebren elecciones.

La situación se ha visto agravada por la ofensiva lanzada en la localidad de Benghazi por el exgeneral Halifa Haftar y soldados leales a su mando contra los grupos islamistas presentes en la ciudad. Estos grupos han denunciado los ataques y han prometido responder.