La Casa Blanca pide al Congreso que autorice pagar a la UNESCO

0
522

La asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, ha isntado públicamente al Congreso a abonar las cuotas atrasadas que debe Estados Unidos a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y poder así recuperar su derecho de voto en este organismo.

   «Es una vergüenza que Estados Unidos haya perdido su voto en la UNESCO», ha indicado Rice a través de Twitter. «El Congreso debe arreglar esto. La actual legislación no castiga a los palestinos, sino que perjudica a Estados Unidos», ha añadido.

Susan Rice 2El viernes la UNESCO suspendió el derecho de voto a Estados Unidos y a Israel después de que hace dos años ambos países dejaran de pagar su contribución en protesta por la decisión del organismo de aceptar el ingreso de Palestina como Estado de pleno derecho.

La decisión de Estados Unidos de cancelar sus aportaciones desde octubre de 2011 se atribuyó a las leyes estadounidense que prohíben financiar a los organismos de la ONU que reconozcan el estado palestino. Esta retirada de la financiación estadounidense –unos 240 millones de dólares anuales, el 22 por ciento del presupuesto de la UNESCO– ha provocado una crisis en el organismo, que se ha visto obligado a recortar varios programas.

La UNESCO se encarga de designar los lugares patrimonio de la Humanidad, de fomentar la educación a nivel global y de apoyar la libertad de prensa, entre otras funciones. Según los analistas, con su pérdida del derecho al voto Estados Unidos también ha perdido una posibilidad de ejercer su influencia sin recurrir a la economía o a la fuerza, lo que aprovecharían las potencias emergentes.

«La UNESCO sirve directamente a los intereses estadounidense al apoyar la educación de las niñas y las mujeres, fomenta la investigación científica, promueve la tolerancia, protege y preserva el patrimonio natural y cultural mundial, apoya la libertad de prensa y muchas más cosas», argumentaba el viernes una portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

No es la primera vez que Estados Unidos deja de pagar su contribución a la UNESCO. Entre 1948 y 2002 tampoco pagaron sus cuotas debido a lo que el Gobierno de Ronald Reagan consideraba un exceso de burocracia y un sesgo tercermundista. En 2002, bajo la presidencia de George W. Bush, Estados Unidos se sumó de nuevo al organismo tras asegurar que se habían acometido las reformas necesarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here