Kenyatta advierte de que «no permitirá» que los lugares de culto se utilicen «para radicalizar» a los jóvenes

0
338

Uhuru KenyattaEl presidente keniano, Uhuru Kenyatta, ha advertido este viernes de que no permitirá que los lugares de culto se utilicen para radicalizar a los jóvenes, en el marco de una redada policial en una mezquita de Mombasa que ha provocado el inicio de nuevos enfrentamientos con manifestantes musulmanes.

   Las fuerzas de seguridad irrumpieron en la mezquita Masjid Mussa durante el fin de semana, asegurando haber recibido un ‘chivatazo’ que apuntaba a que la instalación se estaba utilizando para entrenar a jóvenes para la realización de atentados.

En el enfrentamiento de este viernes, el cuarto desde que se realizó la redada, la Policía ha disparado gas lacrimógeno y pelotas de goma a los jóvenes, que han lanzado piedras y saqueado comercios, según los testigos.

Ante esta situación, el presidente keniano ha advertido de que «bajo ninguna circunstancia» tolerará que los lugares de culto, «sea un templo hindú, una mezquita musulmana o sea una Iglesia cristiana», se utilicen como «un lugar para radicalizar y amenazar las vidas de los kenianos».

En su discurso Kenyatta no ha hecho referencia a los episodios violentos de esta semana ni a la redada en la mezquita, aunque sus declaraciones han subrayado la tensión que existe en el país meses después de que somalíes islamistas cometiesen una matanza en un centro comercial de Nairobi, en el que murieron 67 personas.

Además, el mandatario ha lanzado una nueva iniciativa para aumentar la seguridad del país, con la que se ha comprometido a aumentar el número de policías y establecer nuevos objetivos para mejorar sus operaciones.

La violencia de esta semana también ha puesto de manifiesto el descontento en las comunidades musulmanas del norte, que denuncian la persecución del Gobierno cristiano.

RESENTIMIENTO ENTRE LOS JÓVENES

Varios líderes musulmanes han reconocido mediante un comunicado conjunto la división entre muchos jóvenes y las autoridades musulmanas, aunque han responsabilizado a la contundencia policial de la radicalización.

«Las acciones de nuestras fuerzas de seguridad, que incluyen maltratos policiales y detenciones, rendiciones y asesinatos extrajudiciales han alineado a la juventud y la ha llevado a adoptar ideas radicales», han afirmado los líderes en su escrito, que ha leído el senador Billow Kerrow en la mezquita de Jamia, en Nairobi.

«Instamos urgentemente al Gobierno y en particular al aparato de seguridad a que pongan fin a estas políticas injustas, que crean resentimiento entre los musulmanes y llevan a los jóvenes a realizar actividades en las que se enfrentan al estado de derecho», han subrayado.

Por su parte, la Policía keniana ha negado haber actuado con brutalidad y ha denunciado que algunos oficiales fueron atacados cuando entraron en la mezquita, en la que se incautaron de ordenadores, DVD y banderas negras con consignas yihadistas.

Además ha informado de la liberación de 21 menores de edad que fueron detenidos, aunque tiene previsto acusar a 104 personas que continúan detenidos desde el domingo de pertenencia a organización terrorista, posesión de armas, robo o incitación a la violencia.