Kenia ordena a los refugiados somalíes que vuelvan a los campamentos para evitar ataques

0
415

Joseph Ole LenkuEl Gobierno de Kenia ha ordenado a todos los refugiados somalíes que viven en zonas urbanas que vuelvan a sus campamentos para tratar de impedir los ataques cometidos en suelo keniano por la milicia Al Shabaab, afín a Al Qaeda, y sus simpatizantes.

    Los grupos islamistas han aumentado sus ataques contra Kenia como venganza por el envío de tropas al país vecino. El ministro del Interior keniano, Joseph Ole Lenku, de quien ha partido la orden para los refugiados, ha alertado de que existen «riesgos de emergencia» para la seguridad.

Hasta ahora, los refugiados que pudiesen sobrevivir por sí solos o necesitasen educación o cuidados médicos especiales podían vivir en zonas urbanas. Sin embargo, la orden gubernamental obliga a «todos los que viven fuera de los campamentos de Kakuma y Dadaab» a volver «con efecto inmediato».

Las autoridades amenazan con procesar a los somalíes que incumplan este dictamen, hasta el punto que el ministro ha alentado las denuncias por parte de los kenianos. Lenku ha explicado que todos los centros de registro abiertos para refugiados en las ciudades de Nairobi, Mombasa, Isiolo y Nakuru serán cerrados.

Actualmente, Kenia alberga a un total de 1,1 millones de refugiados en Dadaab, cerca de la frontera con Somalia, y en Kakuma, junto a Sudán del Sur. Las autoridades sospechan que las milicias islamistas utilizan estos campamentos para preparar atentados y se sirven de somalíes residentes en zonas urbanas para perpetrarlos.

En enero de 2013, las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos ya criticaron otro plan del Ejecutivo para reubicar a unos 100.000 somalíes, mientras que en noviembre de 2012 un proyecto para limitar el número de refugiados en los campamentos generó fuertes disturbios en el barrio de Eastleigh, conocido como la ‘pequeña Mogadiscio’ de Nairobi.