Keita pide ayuda a la UE para equipar al Ejército del país

0
390

Presidential candidate Keita speaks during a news conference BamakoEl presidente de Malí, Ibrahim Boubakar Keita, ha admitido este lunes su preocupación por el hecho de que «la unidad nacional» del país «no está totalmente garantizada» por la situación en Kidal aunque ha confiado en que ello se logre en cuestión de «semanas» y ha instado a la Unión Europea a ayudar a equipar al Ejército del país, una «súplica» que ha recordado que ya ha trasladado a los europeos.

   «Europa ha estado ahí cuando la supervivencia estaba en juego», ha subrayado Keita en una breve comparecencia ante la prensa tras reunirse con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Keita ha agradecido el apoyo de la Unión Europa y de la comunidad internacional para ayudar al país a superar «la tragedia» de la sublevación yihadista y a «parar» su avance en el país tras admitir que no estaría hoy aquí si hubieran logrado establecer «una zona de no derecho» en el país.

Aunque ha reconocido su «preocupación» por el hecho de que «la unidad nacional» en Malí «no está totalmente garantizada» por la situación en Kidal, Keita ha confiado en que esta cuestión se logre superar en cuestión de «semanas».

El presidente maliense ha admitido que la misión de entrenamiento militar de la UE está funcionando «muy bien» pero ha instado a la UE a ayudar al país a garantizar que sus fuerzas armadas estén «bien formadas y equipadas», una «súplica» que ha recordado que ha trasladado a los europeos tras agradecer en todo caso la ayuda «en el plano humanitario» europea.

Keita ha prometido además «gestionar bien» los 3.285 millones de euros de ayuda de la comunidad internacional prometida para Malí en la conferencia de donantes para que «el dinero no sea dilapidado» y «cada céntimo vaya a su objetivo». «Es una cuestión de honor», ha subrayado.

El mandatario maliense ha dejado claro que Malí «aspira a la paz y seguridad en sus fronteras» y ha recalcado su voluntad de lograr «la refundación de un Estado digno de este nombre» en el que impere el Estado de Derecho para «todo» ciudadano, con independencia de su región de origen o etnia y por ello ha saludado la nueva ayuda comunitaria aprobada por la UE de 12 millones de euros para apoyar el sector judicial en el país, un sector prioritario en el país.

Van Rompuy ha asegurado que Malí «poco a poco» va superando la crisis y ha celebrado la determinación de las autoridades del país para recuperar el Estado de Derecho, la paz, el orden y la seguridad en el conjunto del territorio, al tiempo que ha reiterado «la implicación de la UE de continuar su acompañamiento a la transición política, al proceso de estabilización y a la búsqueda de una paz durable en Malí y en la región».

El presidente del Consejo Europeo, que ha avanzado que visitará Malí el próximo mes de febrero, ha agradecido la información de Keita sobre el proceso de diálogo nacional y reconciliación y le ha instado a «perseguir estos esfuerzos vitales» tras recordar que las elecciones presidenciales y legislativas son «una contribución vital para la vuelta al orden constitucional». «La legitimidad por las urnas deben ser seguridad por la legitimidad de los resultados en la acción», ha apostillado.

Van Rompuy ha recordado el apoyo de la UE financiero y logístico a la misión internacional de apoyo a Malí y a través de su misión de formación del Ejército maliense para contribuir a la reforma «profunda» de sus fuerzas de seguridad, al tiempo que ha aumentado de forma «sustancial» su ayuda de urgencia y al desarrollo con el objetivo de ayudar al país a «restaurar plenamente la presencia del Estado y de los servicios públicos en el conjunto del territorio».

«Otras acciones en curso y otra misión en preparación completan este acompañamiento», ha subrayado el belga, en posible alusión a la misión que llevan meses discutiendo la UE para formar también a la policía del país.

Ambos han «constatado» sin embargo que los esfuerzos para recuperar la estabilidad en Malí pueden ser en vano «si la amenaza se desplaza y si otros países de la región del Sahel/Sáhara en sentido amplio se convierten en las próximas víctimas de la crisis», ha recalcado Van Rompuy.

«La UE está igualmente determinada a perseguir su acción en la región, en el marco de una estrategia global que cubre tanto los aspectos de seguridad como los de desarrollo», ha puntualizado el belga, que ha dejado claro que el éxito en Malí sólo será posible si hay implicación «a largo plazo».

La Comisión Europea ha aprobado este lunes dos proyectos de cooperación con Malí aprovechando la visita de Keita. El primer proyecto, por valor de 12 millones de euros, contribuirá apoyar la reforma de la justicia en el país y el segundo, por valor de 32 millones de euros, permitirá reanudar los trabajos de carretera entre Bamako y Tombuctú a partir de enero de 2014.

La Comisión espera aprobar de aquí a finales de año otro programa de apoyo destinado a la prevención de conflictos, por valor de otros cinco millones de euros.

El Ejecutivo comunitario ha desembolsado ya 208 millones de los 524 millones de euros anunciados para Malí en la conferencia de donantes y otros 468 millones ya han sido comprometidos.