Keita asegura que los asesinos de los dos periodistas franceses «no tendrán paz»

0
342

Claude Verlon et Ghislaine DupontEl presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, ha asegurado este martes que los responsables del asesinato el sábado en Kidal de los periodistas franceses Ghislaine Dupont y Claude Verlon, enviados especiales de Radio France Internationale (RFI), «no tendrán paz» debido a sus actos.

   «Lo digo muy claramente. Todas las fuerzas malienses están movilizadas. Estoy totalmente de acuerdo con el presidente francés (François Hollande). Estamos dispuestos a hacer todo lo posible para que este asunto quede aclarado. Los que mataron a Dupont y Verlon, estén donde estén, no tendrán paz», ha sostenido.

«Haremos lo que sea necesario, sin importar los costes. No me tomo este asunto a la ligera, ya que es suficientemente serio como para que ninguno de nosotros se atreva a romper ningún compromiso. Existe cooperación judicial entre Francia y Malí y será totalmente implementada», ha agregado, durante una entrevista concedida a RFI.

El mandatario, que el lunes condecoró a título póstumo a ambos periodistas antes de que sus restos fueran trasladados a París, ha expresado su «horror» por el suceso y ha dicho que no logra entender la lógica de ambos asesinatos.

«No le encuentro ningún tipo de lógica. Es cierto que la lógica es humana, y lo que ocurrió es algo inhumano. Eran periodistas que vinieron aquí a informar al mundo de la realidad en Malí, que habían venido más veces aquí y siempre encontraron un lugar acogedor», ha sostenido.

«Han pagado un alto precio. Deseo con todo mi corazón y mi alma que mi país no fuera el lugar que ampliara la lista de mártires de RFI en el ejercicio de sus funciones», ha lamentado.

Las fuerzas de seguridad malienses han detenido a al menos 35 personas en las últimas 48 horas en el marco de la investigación abierta en torno al suceso. Fuentes de seguridad del país africano han indicado a la emisora que los documentos descubiertos en el vehículo utilizado por los secuestradores han permitido a las autoridades seguir la pista a los miembros del comando presuntamente responsable de los asesinatos.

Las operaciones de búsqueda se centran en una zona situada 45 kilómetros al este de Kidal, utilizada como acantonamiento por elementos del Alto Consejo por la Unidad del Azawad (HCUA).

VÍNCULOS CON AQMI

Este mismo martes, los servicios de Inteligencia franceses han conseguido identificar a tres de los cuatro secuestradores de los dos periodistas, según ha informado el diario ‘Le Monde’.

El primero de los sospechosos, ya fichado desde 2010, es un miembro de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Su identificación ha llevado a la de los otros dos sospechosos, todos ellos conocidos por los servicios secretos franceses operativos en el norte de Malí.

Los tres sospechosos pertenecen a un mismo clan familiar y fueron interrogados en varias ocasiones desde el pasado mes de mayo por los servicios secretos antes de ser puestos en libertad, según ‘Le Monde’, que precisa que los tres se presentaron de ‘motu proprio’ ante las fuerzas francesas tras huir de las zonas de combate.

Al parecer, los tres presuntos secuestradores combatieron en las filas de la ‘katiba’ (comando) de Abdelkrim al Targui, uno de los líderes de AQMI. Según el periódico, el nombre de este último ya apareció en la investigación sobre el secuestro en noviembre de 2011 en el norte de Malí del francés Philippe Verdon encontrado muerto el pasado mes de julio, y de Serge Lazarevic, que sigue secuestrado.

‘Le Monde’ indica que familiares de los tres sospechosos identificados están detenidos actualmente en Bamako, lo que podría haber motivado su actuación contra los dos periodistas.

El periódico apunta a que estarían molestos porque la liberación días antes de los cuatro franceses secuestrados en Níger no incluyera la liberación de sus familiares a cambio, si bien las fuentes consultadas apuntan a que ésta es una de las hipótesis de lo ocurrido.

EL SUCESO

Según RFI, sus dos enviados especiales fueron secuestrados cuando se encontraban frente al domicilio de Ambéry Ag Rissa, un dirigente del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) en Kidal.

Ag Risa escuchó ruidos en la calle y vio que varias personas atacaban a culatazos el todoterreno de los periodistas y cómo fueron obligados a subirse a un todoterreno marrón claro. Los secuestradores amenazaron entonces a Ag Risa y le obligaron a meterse de nuevo en su casa.

«Esta es la última vez que fueron vistos nuestros periodistas. No hemos tenido noticias desde entonces», informa RFI. Esta era la segunda vez que los dos periodistas visitaban Kidal después de que en julio visitaran por primera vez la zona para informar sobre las elecciones presidenciales malienses.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here