Kagame y Museveni recuerdan a la ONU que Ruanda y Uganda no son los responsables de llevar la paz a RDC

0
245
Paul Kagame
Paul Kagame

Los presidentes de Ruanda y Uganda, Paul Kagame y Yoweri Museveni, respectivamente, han aclarado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que sus países no son los responsables de llevar la paz a República Democrática del Congo (RDC).

   Los enviados del Consejo de Seguridad se han reunido con Kagame en Kigali y con Museveni en Kampala, en el marco de su visita de dos días a la región para recabar el apoyo de sus gobiernos apoyo para pacificar el país vecino, sumido en una crisis política desde hace año y medio.

“Nos han dicho que corresponde (al presidente de RDC, Joseph) Kabila, solucionar este problema, que la comunidad internacional puede ayudar, pero que no es responsabilidad ni de Ruanda ni de Uganda”, ha dicho el embajador de Reino Unido en la ONU, Mark Lyall Grant.

El diplomático británico ha explicado que tanto Kagame como Museveni consideran que su homólogo congoleño “ha cometido muchos errores”. “Por ejemplo, han señalado que no tiene el control de sus propias tropas y eso es algo fundamental”, ha añadido.

“Serán los países de la región los que determinen si habrá paz o no en RDC. Los grupos armados deben ser eliminados y cada país debe usar su influencia para conseguirlo”, ha dicho, por su parte, la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Samantha Power.

Fuentes del Consejo de Seguridad consultadas por Reuters han revelado que Kagame ha sido especialmente reacio ha atender la petición de ayuda de la ONU, considerando que Ruanda no debe ser “sermoneado” a causa del país vecino.

Naciones Unidas ha acusado a las autoridades ruandesas y ugandesas, a través de varios informes, de apoyar a los grupos rebeldes que actúan en el este de RDC, al parecer, con el objetivo de apoderarse de los recursos naturales de su vecino.

Ruanda y Uganda han negado insistentemente estas acusaciones y han asegurado que solamente han llevado a cabo incursiones transfronterizas puntuales para evitar que los grupos armados lancen ataques desde territorio congoleño.

CRISIS POLÍTICA

El conflicto en RDC estalló en abril de 2012, cuando los rebeldes del M23, liderados por el general Bosco Ntaganda, acusado de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional (TPI), retomaron las armas por el incumplimiento del acuerdo de paz de 2009.

El pasado mes de febrero, un total de once países africanos firmaron un acuerdo para poner fin al conflicto en el este de RDC. La ‘hoja de ruta’ incluía el despliegue de una fuerza internacional neutral, que se ha sumado a la Misión de Estabilización de la ONU en RDC (MONUSCO).

Desde entonces, ha habido enfrentamientos esporádicos, también entre grupos armados rivales. Los más fuertes se produjeron a finales del pasado mes de agosto entre el M23 y la MONUSCO en torno a Goma. En total, murieron cinco civiles y un ‘casco azul’.

Tras este repunte de la violencia, la enviada especial de la ONU a la región de los Grandes Lagos, la ex presidenta irlandesa Mary Robinson, instó a las partes a “avanzar hacia la solución política” para garantizar “una paz duradera”.

En respuesta, el presidente de RDC, Joseph Kabila, ha emprendido un diálogo nacional con los partidos opositores y los grupos civiles para abordar una refundación del Estado. El M23 ha reiterado su deseo de dialogar, pero también su negativa a unirse a las fuerzas regulares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here