Kagame decidirá si opta a la reelección tras el referéndum de reforma constitucional

0
387

paul-kagameEl presidente de Ruanda, Paul Kagame, ha informado de que decidirá si se presenta a un tercer mandato después de la celebración del referéndum, que posiblemente se celebre este mes, en el que se votará un cambio constitucional que le permitiría renovar el cargo.

El Gobierno de Estados Unidos, uno de los principales donantes del país, ha alabado a Kagame por reconstruir la nación después del genocidio de 1994, pero ha manifestado que debe dar ejemplo a la región y dejar su cargo cuando acabe su segundo mandato, en 2017.

El debate sobre el límite de los mandatos se ha extendido por el continente. En Burundi, la elección del presidente, Pierre Nkurunziza, para un tercer mandato ha enfrentado a la oposición y ha sumergido al país en una crisis. Otros líderes africanos también están finalizando sus mandatos.

Kagame, que fue elegido presidente por primera vez en 2003, no ha anunciado sus intenciones, pero ha asegurado que los que quieren que se quede tienen que convencerle.

«Sigo a la escucha», declaró este domingo durante un acto con altos cargos de su partido, el Frente Patriótico de Ruanda. «Mi respuesta llegará después del referéndum», añadió. De momento, no ha dado una fecha exacta para la votación.

El senador Tito Rutaremara, miembro del partido en el poder, ha dicho a Reuters que espera que el gabinete fije una fecha esta semana. «Desearíamos que se celebrase el 18 de diciembre, pero quererlo es diferente a conseguirlo», ha dicho Rutaremara. El diario ‘New Times’, afín al Gobierno, ha informado de que, según miembros del Gobierno, la votación no debería celebrarse más tarde del 18 de diciembre.

Bajo la propuesta del cambio constitucional aprobado por el Parlamento y expuesto a voto público, Kagame podría presentarse en 2017 para otro mandato de 7 años y dos más de cinco, con lo que podría seguir en el poder hasta 2034.

El principal grupo opositor de Ruanda, el Partido Verde Democrático, intentó impedir la aprobación de la enmienda constitucional, pero un tribunal rechazó la propuesta.

Aunque Kagame ha sido alabado por reconstruir la economía de Ruanda y lograr cambios sociales, grupos de derechas han manifestado que el Gobierno ha reprimido las voces críticas en los medios y en la política aunque el Gobierno niega estas acusaciones.

Las fuerzas rebeldes dirigidas por Kagame acabaron con tres meses de matanzas en 1994, genocidio en el que murieron más de 800.000 personas, la mayoría de ellos miembros de la minoría tutsi y moderados hutus.