Kagame agradece a África por confiarle la presidencia de UA

0
427
El presidente de la Unión Africana (UA), Paul Kagame, agradeció a líderes y ciudadanos del continente por confiarle responsabilidades clave para liderar a África en los objetivos de desarrollo, reseñó hoy la institución.

‘A los muchos líderes y ciudadanos de nuestro continente que enviaron mensajes de felicitación pero sobre todo me dieron su confianza para dirigir nuestra UA, les agradezco inmensamente y no lo doy por hecho. ÂíÂíDaré todo lo que pueda para servirte como debe ser!!’, escribió Kagame, también presidente de Ruanda, en su cuenta personal de twitter.

‘De hecho, es doble confianza: al principio ustedes (los líderes) me han pedido que lidere el proceso de reforma y feliz de decir que hemos logrado un buen progreso juntos y seguimos haciéndolo’, añadió. Desde diciembre del año pasado, se compartieron numerosos mensajes para el presidente en redes sociales, medios de comunicación o incluso durante las audiencias oficiales de Kagame, para desearle buenos servicios como presidente de la UA para 2018 y la responsabilidad continua de reformar el bloque y llevarlo hacia la auto- sostenibilidad.

Según analistas, el presidente Kagame tendrá tareas pesadas por delante, incluidas la integración y la migración, los conflictos y las guerras; la revitalización de los esfuerzos de paz en muchos países, además de supervisar las reformas institucionales de la Unión Africana.

Sin un sólido contrato social con finanzas firmes, estables y predecibles de los propios africanos, la Unión Africana, que debería abordar los desafíos de África, sigue siendo una institución dependiente y financieramente esposada, consideran algunos especialistas como Ladislas Ngendahimana, miembro del Movimiento Pan-Africano.

Otros expertos plantean que no todo está en el caos, la desesperación y la crisis.

Al menos 20 países africanos se embarcaron en la implementación del impuesto del 0.2 por ciento sobre las importaciones elegibles para financiar a la Unión Africana, aunque la resistencia de la mayoría sigue siendo un desafío contraproducente.

Otro reto clave es la libre circulación de personas porque aún se requiere una visa para muchos movimientos dentro del continente, y esto sigue siendo crítico para el comercio y las inversiones; los africanos deberían pensar a lo grande para abrir sus fronteras a los africanos, esgrimen observadores.

Los jóvenes representan un factor de éxito crítico, pero necesitan ser nutridos e inspirados.

La esperanza de muchos africanos ahora yace en las manos de sus líderes y, en este caso, en Kagame, cuya visión y experiencia ayudaron a reconstruir Ruanda desde las cenizas del genocidio contra los tutsis en 1994.