Kabila ofrecerá discurso a la nación desde parlamento congoleño

0
208
El mandatario de la República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila, ofrecerá un discurso a la nación desde ambas cámaras del parlamento, a seis días del comienzo de la entrega de las candidaturas para las elecciones presidenciales.

La intervención del jefe de Estado fue aplazada ya dos veces, la primera el 20 de junio, y la segunda dos días después, el 22 de junio.

El más reciente discurso del dignatario, quien no suele hablar en público, se produjo en abril del año pasado ante el legislativo.

Más que la espera sobre la evaluación de la situación del país, que vio aplazados los comicios generales en 2016, amplios sectores esperan que Kabila despeje la interrogante sobre su futuro político pos 23 de diciembre, cuando está convocada la justa que además escogerá cargos provinciales y los miembros del parlamento bicameral, Asamblea Nacional y Senado.

El único punto será la intervención del presidente, quien gobierna el país desde 2001 y en diciembre de 2016 agotó su segundo y último mandato constitucional.

Hace una semana el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, justificó el aplazamiento de una visita porque el jefe de Estado iba a anunciar una serie de decisiones importantes y no quería dar la impresión que actuaba bajo presión.

Conocido por su discurso contrario a los grandes centros de poder y por hablar poco ante las cámaras, Kabila enfrenta la presión de gobiernos europeos y de Estados Unidos para que abandone el cargo. La respuesta siempre ha sido la misma: el silencio.

Para el Colectivo de Acciones de la Sociedad Civil en la RDC ya Kabila no encarna los valores legítimos de la República.

Sea lo que sea que diga no será un regalo a los congoleños, si dice que no será candidato será resultado de un combate, declaró Herman Mbuwa, uno de los voceros del grupo.

Desde su independencia en 1960 el país no ha vivido ningún proceso de transición política: Patricio Lumumba fue derrotado mediante un golpe de Estado, Mobutu Sese Seko abandonó el poder tras una rebelión con la participación de ruandeses y el padre del actual mandatario, Laurent Desiré Kabila, fue asesinado.