Kabila en silencio, gobierno e iglesia buscan soluciones

0
414
El presidente de República Democrática del Congo, Joseph Kabila, mantiene hoy silencio tres días después del término de su mandato, mientras el Primer Ministro recién nombrado y la Iglesia católica tratan de encaminar la institucionalidad.

Con esporádicas incidentes de violencia, y al menos dos decenas de muertos en la capital y otras ciudades, el primer ministro Samy Badibanga -nombrado por Kabila- y algunos prelados intentan llevar a todas las partes a una negociación que aleje el camino de las armas.

La Conferencia Episcopal Nacional del Congo estableció un ultimátum al exigir a la clase política (firmante o no del acuerdo del pasado 18 de octubre) el hallazgo de una solución antes de Navidad.

Para diversas fuentes en el terreno el ‘Ni un día más’ de los prelados tiene poca fuerza dado que la situación se les va de la mano y diversas organizaciones subrayan que es innegociable la permanencia en el poder de Kabila.

A falta de un compromiso para evitar el estancamiento, los prelados someterán este jueves sus propias propuestas para la salida de la crisis tanto a los firmantes como a los no firmantes.

La solución del pasado 18 octubre, suscrita por el gobierno y sectores minoritarios de la oposición, establecía la permanencia de Kabila en el sillón presidencial hasta la elección (en abril de 2018) de su sucesor, con el compromiso de no postularse y llevar a figuras opositoras a un gobierno de transición.

Para el sitio congoleño 7sur7, el gobierno encabezado por Badibanga debió recompensar a personalidades políticas que tuvieron una amplia participación en esta salida, que aún no ha sido reconocida por todas las partes.

Badibanga es un disidente de la Unión para la Democracia y el Progreso Social, cuyo jefe, Étienne Tshisekedi, exhortó a los congoleños a desconocer a Kabila como presidente y a manifestaciones pacíficas.

Varios partidos presionan para que los comicios se realicen en 2017 y no en 2018.

La Comisión Nacional Electoral alegó dificultades técnicas cuando aplazó en septiembre pasado los comicios, lo que provocó protestas que se saldaron con 30 muertos, y de las que Kabila culpó a la oposición.

Kabila dirige el país desde 2001 cuando fue asesinado su padre, Laurent-Désiré, y luego venció en las elecciones presidenciales de 2006 y 2011, pero desde 2008 existen focos de violencia en varias partes del país.

El papa Francisco llamó este lunes a los congoleños, y especialmente a su clase política, a ‘ser artífices de paz y reconciliación’.

También el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, exhortó el miércoles a trabajar de forma constructiva y de buena fe sobre los asuntos pendientes sobreponiendo los intereses del país a los personales o de grupos políticos.