Kabila da discurso soberanista, ni un asomo sobre su futuro político

0
507
Un discurso soberanista y sin asomo de su futuro político tras las elecciones del 23 de diciembre, pronunció el presidente de la República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila.

Ante las dos cámaras del parlamento, en un mensaje a la nación de unos 45 minutos, el jefe de Estado habló sobre los logros de su gestión por 17 años, sobre el hecho de que financiarán completamente los comicios para no recibir presiones de ningún tipo y de que respetará la constitución.

Tanto el financiamiento como el apego a la carta magna ya fueron mencionados en una comparecencia anterior en medio de insistentes rumores sobre la posible búsqueda de un tercer mandato, que podría desencadenar la ausencia de la oposición a la justa, que fue aplazada en 2016.

Sin embargo, Kabila desaprovechó la oportunidad de despejar esa duda en su propia voz.

‘El Congo al no haberle dado nunca lecciones a nadie, no está dispuesto a recibirlas. Sanciones y amenazas no nos desviarán de la vía que hemos elegido. Rumbo a las elecciones’, dijo el mandatario.

Reafirmo que las elecciones serán un asunto de soberanía, totalmente financiadas por el Estado congoleño, explicó.

‘No son las presiones, ni las sanciones arbitrarias e injustas’, las que cambiarán el rumbo de la RDC ‘ni nuestro compromiso de respetar la constitución’, declaró en respuesta a aquellos que aplican presiones para obtener de él un respeto a la ley, especialmente para no presentarse a un tercer mandato.

‘Llamo a la vigilancia y al patriotismo para que las elecciones abiertas a todos aquellos que cumplan las condiciones sean un momento de cohesión nacional’, expresó luego de asegurar que tras todos los momentos infelices de la historia del país ‘el Congo vivirá para siempre como nación libre y como Estado soberano e independiente’.

Comprendan mi pasión por el Congo, dijo el dignatario, quien se caracteriza por cargar contra los grandes centros de poder y por hablar poco en público.

‘Hay que reforzar al ejército y la policía especialmente para luchar contra el terrorismo en los Kivu (…) Es hora de que sea saciada la sed de justicia de nuestro pueblo’, dijo el mandatario, que en opinión de los sectores adversos desaprovechó la oportunidad de decir claramente que no sería candidato a los comicios.

Kabila intervino en el plenario un día antes del cierre de la sesión extraordinaria que evalúa una ley de expresidentes y seis días antes de la apertura de las inscripciones para presidenciables.

Tras citar los esfuerzos y realizaciones en todos los sectores de la vida nacional, criticó la actitud de quienes solo ven lo que queda por hacer y no lo realizado.

Desde su independencia en 1960 el país no ha vivido ningún proceso pacífico de transición política: Patricio Lumumba fue derrotado mediante un golpe de Estado, Mobutu Sese Seko abandonó el poder tras una rebelión con la participación de ruandeses, y el padre del actual mandatario, Laurent Desiré Kabila, fue asesinado.