Juventud etíope mira con buenos ojos asociación China-África

0
536

Por Richard Ruíz Julién

Khalid Bahiru, un etíope de 25 años, trabaja en un banco local en esta capital, donde asegura disfrutar y aprovechar la colaboración con sus colegas chinos.

‘Siempre ofrecen soluciones para casi todos los desafíos que enfrentamos, y también entienden las reglas fácilmente’, comentó a Prensa Latina.

En África, hay muchos jóvenes como Bahiru que pueden tener un contacto cercano con China o pueden sentir los cambios introducidos por la nación asiática en el continente.

Ahora, la mayoría está especialmente entusiasmada con las ocho iniciativas principales esbozadas en el recién concluido Foro de Cooperación China-África, celebrado en Beijing.

Las áreas comprendidas dentro de ese programa incluyen la promoción industrial, conectividad de infraestructura, facilitación del comercio, desarrollo verde, de capacidades, salud, personas intercambios entre personas, y paz y seguridad.

Ashenafi Yenew, un graduado de 24 años de ingeniería civil de la Universidad de Addis Abeba, aseguró a esta agencia que con esa hoja de ruta, más empresas chinas llegarán a África, traerán buenas inversiones y más empleos a la población local.

En la ciudad natal de Yenew, Bahir Dar, a unos 575 kilómetros al norte de la urbe, las compañías están construyendo una zona industrial.

‘Algunos de mis amigos ahora están trabajando en esos proyectos’, confirmó; de momento, está buscando la oportunidad de unirse a una de las entidades constructoras.

‘Casi todos los miembros de la comunidad local, yo incluido, esperamos nos ayude a mitigar los desafíos cada vez mayores relacionados con las fuentes laborales en nuestra área’, dijo.

Según las informaciones divulgadas, no sólo Etiopía, sino Kenya, Uganda, Ghana o Zimbabwe se están beneficiando mucho de la cooperación con China, lo cual se prevé aumente con la eventual implementación de las mencionadas iniciativas.

Ningún territorio amenazado por la inestabilidad puede acomodar cualquier empresa o inversión razonable, puntualizó Nathan Mehari, estudiante de derecho de la universidad de Mekele.

‘Con el tiempo, la mayoría de las agencias de desarrollo y socios difícilmente quieren aventurarse en temas que involucran avanzar y abogar por la paz’, refirió.

‘Estoy fascinado por cómo los chinos han logrado convertirse en una presencia global tan indomable. Y como joven aprendiendo sobre la vida con mis propios objetivos y aspiraciones, veo profundamente beneficioso todos los marcos establecidos para la consolidación de la asociación’, concluyó Mehari.