Justicia sudafricana decide sobre caso de asesino de líder comunista

0
357

Janusz WalusEl Departamento de Justicia escuchará  si admitirán la apelación a una sentencia del Tribunal Superior sobre la eventual libertad para el asesino del líder comunista sudafricano Chris Hani, hace 23 años.

Janusz Walus, un extremista de origen polaco, avivó el temor a un conflicto racial abierto cuando mató a tiros al dirigente antiapartheid el 10 de abril de 1993, antes de las primeras elecciones libres en 1994.

El mes pasado, el Tribunal dictó un fallo que pedía el parole (libertad bajo palabra) para Walus “dentro de 14 días”, pero la decisión provocó amplias reacciones en todo el país.

El ministro de Justicia, Michael Masutha, anunció la apelación del veredicto porque cree que el juez que autorizó el parole de Walus cometió un error, señaló entonces un comunicado.

La familia del desaparecido dirigente, quien fuera secretario general del Partido Comunista Sudafricano (SACP), también expresó que apelaría la sentencia.

Lo mismo indicó la organización política, al considerar que el convicto debe permanecer tras las rejas, pues no ha mostrado arrepentimiento por lo que hizo y porque debe conocerse toda la verdad sobre este crimen.

El domingo se efectuó un servicio memorial en el South Park Cemetery, Boksburg, Ekurhuleni, donde participaron el actual secretario general del SACP, Blade Nzimande, entre otros representantes de la alianza de gobierno.

Tanto Waluz como su cómplice Clive Derby-Lewis recibieron en un inicio la condena a muerte que les fue conmutada por cadena perpetua. Derby-Lewis salió de la prisión por motivos médicos hace alrededor de un año.

Luego de la detención de ambos se encontró una “lista negra” con los nombres de los líderes prominentes del SACP y del Congreso Nacional Africano (ANC) como Joe Slovo y Nelson Mandela, al igual que una descripción de las características de sus residencias.

El asesinato de Hani -uno de los líderes más populares y queridos aquí- empujó al país al borde de una guerra civil, recordó el SACP.

Por su parte, el Congreso de Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu) enfatizó que el asesinato de Hani fue perpetrado por aquellos que pretendían “prolongar el dominio de la minoría blanca” en la nación africana.