Jefe mediador de acuerdo en 1992 quiere mantener paz en Mozambique

0
391

Mario RaffaelliEl italiano Mario Raffaelli, jefe mediador del Acuerdo General de Paz firmado en 1992, manifestó aquí su disponibilidad para apoyar los esfuerzos que se realizan hoy en pos de mantener la concordia en Mozambique.

Según Manuel Mazuze, consejero del presidente Filipe Nyusi para los asuntos diplomáticos e internacionales, Raffaelli se reunió con el mandatario y en los próximos días tendrá un contacto con el líder del principal partido opositor Renamo, Afonso Dhlakama.

«Esta es una iniciativa que él (Raffaelli) asume. Él es un amigo de Mozambique para cualquier situación que pueda perturbar la paz en el país», dijo Mazuze a la prensa.

Recientemente el Gobierno aseguró que tiene garantizadas todas las condiciones logísticas y de seguridad para el diálogo entre Nyusi y Dhlakama.

Tal plática deberá acontecer sin imponerse condiciones, afirmó el viceministro de Justicia, Asuntos Constitucionales y Religiosos, Joaquim Veríssimo, al final de la VII sesión ordinaria del Consejo de Ministros.

En sus declaraciones, sin mencionar las exigencias de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo), que condiciona el diálogo a la participación de mediadores foráneos, Veríssimo exhortó al partido opositor a desmilitarizarse de forma voluntaria e incondicional.

De igual manera propuso a Dhlakama que aceptara la invitación del jefe de Estado para contribuir al bienestar del país.

Una vez más Nyusi convidó a retomar el diálogo al cabecilla opositor para restablecer la paz efectiva.

La invitación presidencial surgió en cumplimiento de las decisiones del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.

El documento explica que con el diálogo, al más alto nivel, se busca encontrar los mejores caminos para restaurar la paz y proseguir la senda de desarrollo.

Pese a esta convocatoria, Renamo reitera que este mes gobernará en seis provincias del centro y norte del país, donde reclama una victoria en las últimas elecciones generales (octubre de 2014).

Apela al gobierno y a las fuerzas armadas para que se abstengan de presionar y reprimir a las poblaciones de esas regiones (Tete, Niassa, Zambézia, Nampula, Sofala, Manica).

Dhlakama rechazó siempre una posible reunión con Nyussi para resolver la crisis política y acusa al mandatario y al gobernante Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo) de excluir todas las iniciativas encaminadas a encontrar una manera de salir del callejón sin salida.

Ante la nueva convocatoria del presidente a un diálogo pacificador, el jefe de la Resistencia no se ha pronunciado.