Jefe de servicio secreto alemán deberá responder por apoyo a racistas

0
450
El Ministerio del Interior de Alemania ordenó al presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), Hans-Georg Maassen, aclarar la posición de ese servicio especial en relación con recientes ataques xenófobos.

Horst Seehofer, titular del Interior, afirmó este lunes en declaraciones a medios informativos locales que Maassen deberá presentar en las próximas horas un reporte sobre la actuación del BfV durante las cacerías colectivas contra extranjeros que ocurrieron la semana pasada en la ciudad de Chemnitz.

Tras el asesinato de un ciudadano alemán de origen cubano, del cual fueron acusados como supuestos responsables un sirio y un iraquí, líderes de la fuerza ultranacionalista Alternativa para Alemania (AfD) llamaron el 26 de agosto pasado a manifestaciones racistas, lo cual llevó a una ola de persecuciones y ataques.

El viernes último diputados y líderes de varios partidos políticos alemanes demandaron la dimisión de Maassen, jefe de la seguridad interior germana , por minimizar esos disturbios neofascistas.

El vicepresidente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Ralf Stegner, demandó la dimisión inmediata el cual dijo que, dada su posición en relación con esos hechos, ‘no es tolerable’ que continúe al frente de ese servicio.

El presidente de la BfV es blanco de críticas por sus reuniones con xenófobos miembros del partido ultraderechista AfD.

Tras esos encuentros desestimó reportes sobre persecuciones de extranjeros en Chemnitz y puso en duda la veracidad de esa información así como filmaciones de las acciones, agregó el político.

Lars Klingbeil, presidente general el SPD también pidió que el jefe de la BfV presente pruebas sobre su alegada falsedad de los videos que muestran a neofascistas cazando a inmigrantes.

El jefe de la bancada de Los verdes, Anton Hofreiter y la diputada del Partido de la Izquierda, Martina Renner, se sumaron a ese reclamo contra Maassen.

Esta última calificó la actuación del mismo como un ‘escándalo político’ y señaló que su permanencia en el sensible cargo que ocupa al frente de la inteligencia interna representa ‘un riesgo de seguridad’.

‘El presidente del servicio de inteligencia interior difundió noticias falsas amparando a la AfD, y se convirtió en abogado de racistas’, concluyó Renner.

El gobierno de la canciller federal, Angela Merkel, condenó las congregaciones xenófobas así como ‘las persecuciones contra personas de aspecto y de origen diferentes y el intento de propagar el odio en las calles’.