Jartum y rebeldes armados reanudarán las consultas el jueves, según mediador

0
201

Omar el-BéchirEl Gobierno de Sudán y uno de los importantes grupos rebeldes reanudarán sus consultas el próximo jueves para poner fin al conflicto armado en las provincias de Kordofán del Sur (centro) y del Nilo Azul (sur), informó hoy el mediador africano, Thabo Mbeki.

Mbeki, expresidente de Sudáfrica, agregó en una conferencia de prensa en Jartum tras reunirse con el presidente sudanés, Hasan Omar al Bashir, que empleará más esfuerzos para acercar los puntos de vista entre el Gobierno sudanés y el rebelde Movimiento Popular de Liberación de Sudán-Sección Norte (MPLS-N).

El mediador se mostró optimista de que los esfuerzos “llevarán a soluciones aceptadas en la próxima ronda de negociaciones”.

Asimismo, señaló que Al Bashir le comentó que pretende celebrar pronto un diálogo con las fuerzas políticas en el país para “conseguir la reconciliación nacional y debatir sobre el futuro del gobierno en Sudán”.

Por su parte, el jefe de los negociadores sudaneses, Ibrahim Gandur, señaló en el mismo evento que su país tiene la determinación de establecer la paz y la estabilidad en la región y permitir la llegada de ayuda humanitaria a las dos provincias en conflicto.

Señaló que Al Bashir pide la aceleración de dichas negociaciones y defiende una solución global a través de un acuerdo entre todos los sudaneses y no solamente mediante un acuerdo bilateral entre el Gobierno y el MPLS-N.

Las negociaciones entre ambas partes se reanudaron el 13 de este mes enAdis Abeba, tras un año de suspensión, aunque cuatro días después se suspendieron otra vez después de un desacuerdo sobre el contenido de las consultas.

Mientras que los rebeldes pidieron que se tratasen durante las consultas todas las causas pendientes en Sudán, los representantes de Jartum insistieron en limitarse al asunto del conflicto en Kordofán del Sur y el Nilo Azul.

El MPLS-N, que actúa en las provincias meridionales, es un grupo militar opositor que pretende derrocar al régimen de Al Bashir mediante la lucha armada, y está acusado por Jartum de recibir instrucciones de Sudán del Sur.