Italia y Libia firman memorando para enfrentar flujo migratorio

0
114
Italia y Libia firmaron un memorando para aunar esfuerzos en el enfrentamiento al flujo de migrantes irregulares que arriban a este país procedentes de la nación norafricana, por la ruta del Mediterráneo Central.

El documento fue suscrito en el Palacio Chigi, sede del gobierno, por el primer ministro, Paolo Gentiloni, y el presidente libio Mohamad Fayed al Serraj.

Tras la firma del acuerdo, Gentiloni dijo que este es sólo un paso en un recorrido sobre el cual se proseguirá mañana en Malta, durante la cumbre de jefes de estado o de gobierno de la Unión Europea (UE).

Reiteró el compromiso de Italia con la gestión del flujo migratorio clandestino y la lucha contra el tráfico de personas, para lo cual asignó fondos en su presupuesto para este año, pero subrayó que éste debe ser un esfuerzo económico en el cual debe participar toda la UE.

Espero -señaló- que el día de hoy sea recordado como una jornada fundamental en el camino de enfrentamiento a este fenómeno y del renacimiento y estabilidad de Libia.

Italia es actualmente el principal destino europeo para el interminable flujo de inmigrantes ilegales a través del Mediterráneo Central, casi todos provenientes de la nación norafricana donde operan abiertamente las mafias dedicadas al tráfico de personas.

Según datos suministrados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), 181 mil 436 hombres, mujeres y niños de más de una decena de países de África Subsahariana principalmente, llegaron a costas italianas en 2016 por esa ruta, en tanto otros cuatro mil 576 perecieron en el intento.

El memorando suscrito hoy se suma al ‘Fondo de África’, anunciado la víspera por el canciller, Angelino Alfano, mediante el cual este país invertirá 200 millones de euros en proyectos de cooperación con países de tránsito o partida de los migrantes procedentes de ese continente.

Como parte del programa, Italia suministrará equipamiento y medios técnicos, además de adiestramiento especializado cuando sea necesario y solicitado por las naciones receptoras de la ayuda, las cuales serán por ahora Níger, Túnez y Libia, con la posibilidad de que próximamente se incorporen otras como Nigeria, Senegal, Egipto y Etiopía.