Italia aprueba un decreto ley sobre seguridad e inmigración

0
179
El Consejo de Ministros de Italia aprobó por unanimidad un decreto ley sobre seguridad e inmigración, el cual contiene nuevas medidas restrictivas en ambas materias.
La disposición impulsada por el ministro del Interior, Matteo Salvini, prevé la extensión de 90 a 180 días de la permanencia en los centros de repatriación, la eliminación de los permisos de estancia por razones humanitarias, clasificación sustituida por otras más específicas.

Entre los motivos para obtener la autorización para permanecer en Italia, la norma incluye méritos civiles, atención médica o proceder de un país azotado por una catástrofe de origen natural.

En tal sentido, el también viceprimer ministro precisó en declaraciones a la prensa que la protección humanitaria será regulada con seis causas específicas y no dependerá más de la interpretaciones individuales.

El texto, el cual deberá ser sometido en las próximas semanas a consideración del parlamento para su conversión en ley, dispone también la suspensión de los procesos de solicitud de asilo en casos de ‘peligrosidad social’ o ‘condenas de primer grado’, y veta el ingreso al país de expulsados de otras naciones del área Shengen.

En cuanto a los centros del Sistema de Protección para Solicitantes de Asilo y Refugiados, Salvini aclaró que seguirán existiendo pero únicamente para los peticionarios de protección humanitaria y menores acompañados.

Entre otras regulaciones, el documento define las causas por las cuales un extranjero puede perder la ciudadanía italiana adquirida y refuerza las medidas para el enfrentamiento a la mafia y el terrorismo.

Al referirse al decreto momentos antes de su aprobación, a través de la red social Twitter, Salvini lo calificó de un buen paso de avance en la ‘lucha contra mafiosos, delincuentes y traficantes de personas’ y añadió que ‘mientras más me atacan desde la izquierda, más fuerza me dan’.

Más tarde, el líder de la Liga manifestó en Facebook su complacencia con la decisión y auguró que la norma reducirá los costos de ‘una inmigración exagerada’, permitirá expulsar más rápidamente a delincuentes y falsos refugiados, retirarles la ciudadanía a los terroristas y darle más poder a las fuerzas del orden.

Por su parte, el secretario del exgobernante Partido Democrático, Maurizio Martina, dijo citado por el diario La Repubblica, que con las nuevas medidas habrá más inseguridad, más arribos de inmigrantes irregulares, menos derechos y menos deberes.