Islamistas reivindican ataque contra adversarios en el este libio

0
657
Portavoces de los grupos islamistas libios reivindicaron un ataque contra fuerzas de su archienemigo, el mariscal Khalifa Haftar, a las que causaron cinco bajas fatales.

La acción tuvo lugar en las afueras de la ciudad de Derna, donde los integrantes del Consejo Revolucionario de la Shura (CRSD) asentados en esa localidad tienen su bastión, según las precisiones.

El trascendido fue verificado por medios allegados a Haftar, quien defiende a un gabinete paralelo al que rige en esta capital, integrado en su mayoría por organizaciones adscritas a la Hermandad Musulmana.

Fuentes del CRSD anunciaron el martes pasado la liquidación de un grupo de comandos de las fuerzas leales a Haftar enviado a la zona a rescatar el cadáver del piloto de un avión derribado por un cohete antiaéreo.

A principios de esta semana Haftar y Fayez al-Sarraj, primer ministro del gobierno de Trípoli, se entrevistaron en París, bajo el patrocinio del presidente francés, Emmanuel Macron, y acordaron en principio declarar un cese de hostilidades y convocar a elecciones generales.

El entendimiento evidencia que ambos se inclinan a posponer sus diferencias en función de liquidar a los grupos armados islamistas de tendencia extrema, emergentes del caos desatado por la agresión militar de la OTAN que culminó en el derrocamiento del régimen liderado por Moammar Ghadafi.

Desde entonces este rico país petrolero entró en una noria salvaje de violencia que lo ha convertido en un estado fallido en el cual los grupos armados campean por sus respetos, con la crisis añadida de servir de punto de partida a oleadas de migrantes africanos indocumentados hacia Europa.

Existe la certeza de que los grupos armados islamistas obtienen pingües ingresos de ese tráfico ilegal de personas que es causa de inquietud en varios países europeos por la presión económica que implica, además de la posibilidad de que entre los indocumentados se infiltren miembros de grupos terroristas.

Este último aspecto explica el interés del mandatario francés, cuyo país ha sido escenario de varios atentados terroristas en los últimos tres años, en lograr un arreglo entre ambas facciones que se disputan el poder hace varios años, y concentrar los esfuerzos en los movimientos extremistas violentos.