Islamistas malienses reivindican secuestro de equipo de la Cruz Roja

0
373

MujaoEl Movimiento para la Unificación y la Jihad en Africa occidental (Mujao), uno de los grupos que operan en el norte maliense pese a la presencia militar francesa, reivindicó hoy el secuestro de cinco miembros de la Cruz Roja Internacional.

Los secuestrados están vivos y gozan de buena salud, declaró el representante de esa organización integrista en esta capital, Yoro Abdoulsalam.

El Comité Internacional de la Cruz Roja anunció este lunes la pérdida de contactos con el vehículo en que viajaban los especialistas de ese organismo humanitario, todos malienses, sobre los que no se tenían noticias desde el 8 de febrero pasado.

La presencia de Mujao y otros dos grupos islamistas en el norte maliense, que los soldados franceses en el país desde enero del pasado 2013 dicen haber derrotado, siguió a la crisis de institucionalidad del país tras un golpe de estado en marzo de 2012.

Rebeldes tuareg iniciaron una ofensiva en el norte a principios de ese año que tomó casi la mitad del territorio nacional, pero fueron desplazados por esas organizaciones musulmanas, luego combatidas por el Ejército, por tropas panafricanas y francesas.

El retorno a la legalidad fue desde entonces exigido por organismos internacionales como la ONU, la Unión Europea, la Unión Africana y la Comunidad de Estados de África Occidental (Cedeao) y por Gobiernos regionales y occidentales.

Los tres grupos islamistas, Al Qaeda para el Magreb Islámico, Ansar al Din y el propio Mujao, actuaron con impunidad hasta la llegada de los soldados galos, mientras los gobernantes interinos y expertos regionales prepararon las elecciones entre julio-agosto pasados.

El ex primer ministro Ibrahim Bubakar Keita fue electo en agosto nuevo presidente al imponerse en segunda vuelta al exministro de Finanzas Sumaila Cissé, tras ser ambos los candidatos más votados en la ronda del 28 de julio anterior.

Keita obtuvo un 77,61 por ciento de los votos, frente a un 22,39 por ciento de su contrincante en unos comicios que convocaron a casi siete millones de electores.

La consulta, primera después del golpe de estado de marzo de 2012, depuso al entonces jefe de Estado, Amado Tumani Turé y fue el primer paso para el retorno a la constitucionalidad.