Investigación preliminar sobre la violencia en RCA

0
486

Fatou BensoudaLa fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, ha anunciado este viernes la apertura de una investigación preliminar sobre la violencia en República Centroafricana (RCA) con el fin de determinar si en este país se han cometido crímenes susceptibles de ser abordaros por dicha corte y abrir por tanto una investigación formal de los hechos.

   En un comunicado, Bensouda ha recordado que en los últimos meses ha advertido en varias ocasiones a las partes de que «aquellos que presuntamente cometan delitos inhumanos que estén bajo la jurisdicción del TPI podrían ser juzgados» por ello.

Desde septiembre de 2012, ha subrayado, su oficina ha recibido «muchos informes que detallan actos de extrema brutalidad por varios grupos y denuncias de graves delitos que estarían siendo cometidos y que posiblemente estén bajo el ámbito de jurisdicción del TPI».

Entre las denuncias recibidas, y que según la fiscal son motivo de «profunda preocupación», figuran «cientos de asesinatos, actos de violación y esclavitud sexual, destrucción de propiedades, pillaje, torturas, desplazamientos forzosos y reclutamiento y uso de menores en las hostilidades». Además, en muchos casos «las víctimas parecen haber sido atacadas por motivos religiosos», ha lamentado.

INVESTIGACIÓN PRELIMINAR

Después de analizarlo, «he decidido abrir una investigación preliminar sobre esta situación», diferente a la ya analizada por el TPI respecto a diciembre de 2004. A partir de este momento, ha añadido, su oficina trabajará para «reunir y analizar toda la información necesaria para determinar si existe una base razonable para proceder con una investigación formal sobre esta nueva situación».

Para ello, la fiscal del TPI ha indicado que su oficina se coordinará con el personal de la Unión Africana y de la ONU en RCA, así como con las autoridades del país para «discutir el modo y la manera de llevar ante la justicia a los responsables, incluso a nivel nacional».

«República Centroafricana es un Estado parte del Estatuto de Roma y, como tal, el TPI tiene jurisdicción por los casos de genocidio, crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra, cometidos en el territorio o por nacionales centroafricanos desde el 1 de julio de 2002″, ha recordado.

Al menos 2.000 personas han muerto y casi un millón han tenido que huir de sus hogares desde que estallara la violencia entre los rebeldes de Séléka, principalmente musulmanes, y los grupos de autodefensa cristianos ‘antibalaka’ que surgieron para hacer frente a los primeros. Séléka dio un golpe de Estado el pasado marzo en el que derrocó al presidente François Bozizé.

La violencia se recrudeció a principios de febrero, lo que provocó la intervención de Francia, que ha enviado un contingente de 1.600 efectivos a su antigua colonia. Ante la falta de avances sobre el terreno pese a la presencia francesa y de tropas de la Unión Africana, el presidente interino, Michel Djotodia, de Séléka, dimitió el mes pasado y el Parlamento ha designado a Catherine Samba-Panza como nueva presidenta interina hasta la celebración de elecciones, a priori el próximo año.