Internos se amotinan en el CIE de la Zona Franca

0
389

cie-zona-francaMedio centenar de inmigrantes del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona, en su mayoría argelinos, protagonizaron desde las nueve de la noche de ayer un motín en el que se vivieron situaciones de riesgo y mucho peligro para la escasa decena de policías nacionales que estaban al cargo de la seguridad de la instalación. La revuelta duró hasta las once de la noche, cuando el director logró que los internos desistieran en su actitud y permitieron la entrada de los antidisturbios, para acompañarles en su regreso a las celdas.

El motín de anoche fue el colofón a un mes de tensiones que se iniciaron con la huelga de hambre simbólica que un grupo de internos convocó en solidaridad con los internos del CIE madrileño.

La revuelta en el CIE de Barcelona empezó tras la hora de la cena, cuando los internos abandonaban el comedor. Algunos inmigrantes utilizaron las bandejas y las mesas para levantar barricadas, y lograron llegar hasta el patio principal, donde se hicieron fuertes. Los amotinados intentaron retener al personal que se encarga de la cocina, pero lo evitó la Policía Nacional. Los internos aprovecharon ese momento para intentar fugarse.

Algunos fabricaron pinchos con las bandejas de la comida y con azulejos, según fuentes policiales. También construyeron lanzas con unas barras y quemaron sábanas en el patio, así comoen algunas zonas del interior en las que se hicieron fuertes.

En el CIE de la Zona Franca había ayer 138 inmigrantes retenidos, de los que medio centenar estuvo participando en el motín. La Policía Nacional alertó a la Unidad de Intervención Policial (UIP), sus antidisturbios, que se apostaron a las puertas del CIE, hasta que el director logró luz
verde para que entraran al interior a recuperar los objetos punzantes que habían construido los internos.

Octubre ha sido especialmente complicado en este CIE. El 22 de octubre, 69 internos iniciaron una huelga de hambre, que dejaron en 24 horas. Antes, hubo otro intento de fuga el 16 de octubre, mediante una avalancha, y el día 7, hubo otro conato en el patio.