Insurgencia sursudanesa culpa a gobierno de ataque a cooperantes

0
852
Los rebeldes de Sudán del Sur culparon al gobierno de este país por el ataque perpetrado contra un convoy de cooperantes que recorría el tramo entre esta capital y Pibor, informó una fuente opositora.

Murieron en el asalto ocurrido el sábado seis trabajadores de la ayuda humanitaria de Naciones Unidas (ONU), quienes laboran aquí.

La versión de los insurgentes se basó en que las fuerzas del presidente, Salva Kiir, son las que se mantienen desplegadas en esa zona.

‘No tenemos tropas en esa área; la región la controlan las fuerzas del gobierno’, afirmó el portavoz del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán en Oposición (SPLM-IO), Lam Paul Gabriel.

El viceministro de Información de Sudán del Sur, Akol Paul Kordit, dijo que ‘sería contraproducente que cualquiera intente acelerar un juicio sin definir aún quién tiene la verdad’.

La Oficina de Coordinación Humanitaria de Naciones Unidas, (OCHA), divulgó el mensaje a través de su coordinador aquí, Eugene Owusu, quien manifestó estar indignado por el crimen.

Ese centro supuso que el ataque conlleva a un mayor número de trabajadores humanitarios muertos -el más alto índice registrado y por el mismo motivo desde el inicio del conflicto en diciembre de 2013.

Al menos 79 colaboradores de la ONU en territorio sursudanés ya murieron desde el estallido de la guerra, miles de civiles también perdieron la vida y tres millones se desplazaron hacia lugares seguros, todos -alrededor de 7,5 millones- necesitados de asistencia.

Se suma a este escenario el estado de hambruna decretado en febrero algunas regiones del país.