India confirma la muerte de tres de sus soldados en un ataque en Sudán del Sur

0
299

Misión de Naciones Unidas en Sudán del SurEl embajador indio ante Naciones Unidas, Asoke Mukerji, ha confirmado este viernes la muerte de tres de sus soldados en el ataque ejecutado durante la jornada contra una base de la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) en la localidad sursudanesa de Akobo.

   «Desafortunadamente, grupos milicianos han atacado y matado a tres soldados indios en Sudán del Sur», ha dicho Mukerji durante una comparecencia ante Naciones Unidas, según ha informado el diario ‘The Times of India’.

Horas antes, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, había expresado su «consternación» ante el ataque, al tiempo que pidió a las fuerzas gubernamentales y de la oposición que respeten a la población civil y garanticen su seguridad.

«Hay informaciones sobre la muerte de civiles en el ataque, pero ésto ha de ser aún verificado. Si estas informaciones son ciertas, los responsables deberán rendir cuentas por sus crímenes», agregó. En el momento del ataque había en el lugar 43 ‘cascos azules’ indios, seis asesores policiales de la ONU y dos trabajadores civiles.

«La UNMISS está haciendo todo lo que puede, dentro de sus medios y en una situación muy fluida, para proteger a los civiles, así como al personal de la ONU sobre el terreno», indicó Ban a través de un comunicado.

Ban remachó que «el futuro de esta joven nación requiere que su actual liderazgo haga todo lo posible para evitar que el país descienda al caos, lo que sería una traición a los ideales que están detrás de su larga lucha por la independencia».

Desde que el Gobierno sursudanés informase de la desarticulación de un intento de golpe de Estado, el pasado domingo, la violencia entre grupos militares rivales y entre etnias se ha recrudecido, si bien la ONU ha apuntado que la situación en la capital, Yuba, parece más calmada.

MACHAR PIDE LA SALIDA DE KIIR

Este mismo jueves, el exvicepresidente Riek Machar, al que el Gobierno acusa de perpetrar un golpe de Estado, ha insistido en que Kiir «debe irse» porque no es capaz de «mantener la unidad del pueblo» y se ha ofrecido a «negociar» las «condiciones» de su partida.

Los enfrentamientos, que se habrían saldado con hasta medio millar de muertos, según cifras de Naciones Unidas, estallaron el domingo tras meses de tensión después de que Kiir destituyera a Machar el pasado mes de julio.

El presidente ha responsabilizado a soldados leales a Machar de estos incidentes, que tienen también un trasfondo interétnico.  Kiir y Machar proceden de grupos étnicos rivales, los ‘dinka’ y los ‘nuer’, respectivamente, que ya han protagonizado enfrentamientos en el pasado.

El exvicepresidente ha advertido que «son sus propias fuerzas», «enfadadas» con el comportamiento del presidente, las que le «derrocarán». Aunque Machar ha negado ser el ‘cerebro’ tras la rebelión, sí ha alentado públicamente las acciones de los disidentes.