Incidentes en Dakar tras condena hijo expresidente de Senegal

0
420

karim-wadeSeguidores del Partido Democrático Senegalés (PDS) protagonizaron incidentes violentos en distintos barrios de Dakar tras hacerse pública la condena por enriquecimiento ilícito de Karim Wade, exministro e hijo del antiguo presidente del país Abdoulaye Wade, informaron los medios locales.

Wade fue condenado a seis años de prisión tras no haber podido justificar un patrimonio de 170 millones de euros acumulados durante los años de presidencia de su padre, entre 2000 y 2012.

Poco después de conocerse el veredicto, diferentes zonas de la ciudad se convirtieron en escenario de enfrentamientos entre seguidores del partido de Wade y las fuerzas de seguridad, en los que por el momento no se tiene constancia de que haya heridos.

Los más significativos tuvieron lugar en el barrio de Point E, donde se ubica la residencia del expresidente.

Los manifestantes quemaron neumáticos para bloquear las calles de acceso a este distrito y lanzaron piedras a la Policía, que trató de dispersarlos con gases lacrimógenos.

Por otra parte, la defensa de Karim Wade anunció en rueda de prensa que presentará hoy mismo un recurso contra la sentencia ante el Tribunal Supremo.

«El juicio más importante de la historia de Senegal debe ser retomado y para ello vamos recurrir esta tarde ante el tribunal supremo», dijo uno de los letrados de Wade.

El exministro de Infraestructuras, Energía, Cooperación Internacional y Transportes Aéreos no ha podido justificar un patrimonio de 117.000 millones de francos CFA distribuidos en fondos bancarios internacionales, bienes inmobiliarios y participación en sociedades que prestaban servicios al Gobierno.

Nombrado asesor de Presidencia y luego presidente de la agencia nacional para la organización en Dakar de la cumbre de la Conferencia Islámica (ANOCI), Karim Wade, llamó la atención por una polémica gestión de esta institución, en la que supuestamente gastó decenas de millones de euros sin justificar.

Pese a ello, su padre le nombró en 2009 responsable de la cartera ministerial más importante del país, en la que fue satíricamente conocido como el «ministro del cielo y de la tierra».

La fiscalía había pedido una pena de siete años de prisión y una multa de 381 millones de euros.