Incertidumbre sobre el acuerdo de paz para Sudán del Sur

0
93
La incertidumbre sobre el destino del plan de paz para Sudán del Sur prevalece, tras conocerse que los seguidores del exvicepresidente Riek Machar, principal adversario del presidente Salva Kiir, rechazaron el acuerdo.
El pacto, alcanzado el domingo pasado tras un encuentro personal de Kiir y Machar en la ciudad ugandesa de Entebbe, contempla la reinstalación del segundo como vicepresidente primero, la creación de otras tres vicepresidencias, el cese de hostilidades y el reinicio de la extracción de petróleo.

La manzana de la discordia es la convicción de los miembros del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En la Oposición (SPLM-IO, acrónimo inglés) de que deben tener autoridad para nombrar a dos de los nuevos presidentes, uno de los cuales deberá ser una mujer y de la oposición, según las previsiones del instrumento.

Resulta significativo que las nuevas demandas hayan sido difundidas por un portavoz del SPLM-IO, Puok Both Bualang, quien añadió que el texto deja intacta la base de poder del presidente Kiir.

Durante las negociaciones entre Machar y Kiir en Uganda y en las declaraciones posteriores no se registraron indicios de desacuerdos, lo que lleva a pensar que en el seno del SPLM-IO hay al menos una facción inconforme con el cese de hostilidades.

El anuncio del acuerdo pacificador creó esperanzas de un fin a la guerra civil que Devasta Sudán del Sur hace unos cuatro años durante los cuales han muerto más de 100 mil personas, en su mayoría civiles no beligerantes, un número superior resultado heridos y el éxodo como refugiados de más de cuatro millones de personas.

La génesis del conflicto sursudanés data de 2013 cuando el presidente Kiir acusado a Machar, entonces vicepresidente primero, de planear su asesinato para usurpar el poder.