Inauguran en Mozambique monumento sobre lucha contra apartheid

0
700

President Jacob Zuma arriving in MozambiqueLos presidentes Filipe Nyusi, de Mozambique, y Jacob Zuma, de Sudáfrica, inauguraron un monumento en la ciudad de Matola, cerca de esta capital, el cual inmortaliza hoy la lucha y victoria contra el régimen del apartheid.

Este memorial es uno de los mayores símbolos que sintetiza nuestro camino de combate contra el régimen colonial y racista, dijo Nyusi después de la inauguración del mausoleo.

Afirmó que en él se inmortalizan «los actos de hombres y mujeres que escribieron con sacrificio de sus propias vidas las páginas más nobles de nuestra historia común».

Recordó que 17 activistas sudafricanos antiapartheid, cinco mozambiqueños y un portugués fueron muertos en el lugar el 31 de enero de 1981 durante un ataque aéreo y operación de comandos del régimen sudafricano.

Para Nyusi, el monumento traduce la tradición de lucha común entre los pueblos de Mozambique y Sudáfrica contra la colonización y discriminación racial en los dos países.

«Los regímenes colonial portugués y del apartheid intentaron, sin éxito, destruir la convivencia saludable entre nuestros dos pueblos. Procuraron socavar la dignidad y las relaciones socioculturales que siempre nos han caracterizado», dijo el jefe de Estado mozambiqueño.

Al perpetrar el ataque, el gobierno del apartheid, agregó, mostró su verdadera cara cruel e inhumana contra todas las reglas básicas de convivencia en el concierto de las naciones.

Por su parte, Zuma, quien vivía exiliado en Mozambique cuando ocurrió la agresión, calificó el monumento de símbolo del triunfo contra la represión del exrégimen racista blanco de Sudáfrica.

«Se nos recuerda hoy que el pueblo de Sudáfrica y Mozambique comparten lazos históricos surgidos en la lucha contra el apartheid, el colonialismo y los regímenes fascistas», señaló.

Con aquella embestida, el régimen de Sudáfrica, que mantuvo una relación hostil con el gobernante partido Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo) desde la independencia nacional en 1975, intentó desmantelar una de las principales instalaciones del brazo armado del Congreso Nacional Africano (ANC).

Zuma relató que pudo ser una de las víctimas de la acometida, una vez que quiso trasladarse a Matola, a unos 20 kilómetros de Maputo, movido por la determinación de ayudar a sus compañeros del ANC.

En el monumento aparece incrustada una lápida en la que se leen consignas del brazo armado del ANC y otros dos murales con los nombres de las víctimas.

También el recinto posee un centro de documentación de dos pisos, con enormes paredes de vidrio, en el que se conserva información y fotografías asociadas a la presencia de cuadros del ANC en Mozambique.