Imponen toque de queda en zona de Camerún

0
385
El noroeste camerunés está bajo un severo toque de queda del atardecer al amanecer, horas después que milicianos separatistas aislaran Bamenda, la capital provincial, del resto del país.

Las autoridades especificaron que la medida, de las 18:00 a las 06:00, horas locales, del siguiente día, ‘estará en vigor hasta nuevo aviso; los movimientos de personas, vehículos y mercancías quedan prohibidos; las cafeterías, bares y clubes nocturnos deberán cerrar y los viajes nocturnos también están vedados’.

Solo quedan eximidas de la orden las autoridades administrativas, las agencias del orden, las ambulancias y las personas en posesión de autorizaciones especiales.

La víspera, fuerzas combinadas del Ejército y la Policía fueron enviadas de urgencia a Bamenda, donde milicianos separatistas armados detuvieron el tráfico, incendiaron decenas de ómnibus y obstruyeron por la fuerza de las armas los movimientos entre la ciudad y el resto del país.

Fuentes de los secesionistas difundieron una breve nota en la cual afirmaron que la acción busca llamar la atención de la comunidad internacional y, sobre todo, obstruir las elecciones generales programadas para el próximo 7 de octubre, en las cuales el presidente camerunés, Paul Biya, aspira a renovar su mandato.

La crisis en las regiones suroeste y noroeste de Camerún se agravó en octubre pasado cuando partidos y organizaciones sociales de la minoritaria comunidad angloparlante camerunesa proclamaron la independencia de la república de Ambazonia, carente de reconocimiento internacional o regional.

Los angloparlantes cameruneses acusan de discriminación al gobierno central, integrado en su mayoría por miembros de la población francoparlante.