Ian Jama parte como favorito en las elecciones de Botsuana de este viernes

0
519

Ian KhamaBotsuana celebrará elecciones este viernes en las que se espera que el Partido Democrático de Botsuana (BDP, por sus siglas en inglés) vuelva a salir ganador, aunque esta vez con una mayoría reducida.

El Partido Democrático de Botsuana (BDP) lleva en el poder desde que el país logró la independencia de Reino Unido en 1966. Sin embargo, el apoyo a los partidos de la oposición, que abogan por el cambio, ha crecido. Estas formaciones han denunciado el estancamiento de la economía y la falta de empleos.

Ian Jama, hijo del primer presidente del país, ha prometido trabajos y mejorar los servicios de agua y electricidad si es reelegido durante otros cinco años. La semana pasada, la central eléctrica de Botsuana se averió y el país tuvo que recurrir a la electricidad de Sudáfrica.

«Si queréis avanzar, votad al BDP, y si queréis retroceder, votad a los partidos de la oposición», ha dicho Jama a sus miles de votantes.

La economía de Botsuana ha sido una de las que más ha crecido desde los 70 y ha permanecido políticamente estable, a pesar del continuo acoso de la violencia y la corrupción. La nación de dos millones es la tercera en el Índice Ibrahim de Gobernanza Africana, por detrás de Islas Mauricio y Cabo Verde, y por delante de Sudáfrica.

El BDP de Jama cuenta con la confianza de una amplia parte de la población, que se han beneficiado de la educación gratuita y de un generoso estado del bienestar social, sostenido con los ingresos de la exportación de diamantes. «Creo en el presidente y en el BDP», ha dicho Neo Phaladze, una camarera. «Nos han dado una educación y ayudado a los pobres con trabajos y hogar», ha añadido, sin esperanzas de que nadie «vaya a hacer eso».

El crecimiento económico, sin embargo, ha descendido considerablemente en los últimos años y se ha quedado en el 1,6 por ciento en el segundo trimestre de 2014.

ACUSACIONES CONTRA JAMA

Los opositores a Jama, un general retirado, han denunciado su estilo autoritario y han condenado sus desahucios forzados de los aborígenes que cazan en el desierto del Kalahari. El presidente ha defendido que la medida busca proteger la vida salvaje.

Al mismo tiempo, la oposición ha acusado al BDP de autorizar el uso de la violencia para suprimir a los oponentes, acusación que el partido ha negado.

Algunos de los rivales del partido también han calificado como «sospechoso» el accidente de coche en el que murió el carismático político Gomolemo Motswaledi el pasado julio. El Gobierno ha negado cualquier relación.

Los medios, por su parte, aseguran sufrir acoso por parte de las instituciones. El mes pasado, un periodista tuvo que huir a Sudáfrica porque su vida estaba en peligro tras escribir un artículo crítico sobre Jama. La Policía detuvo a su jefe de manera temporal y confiscaron algunos archivos.

Elias Lowane, de 24 años y graduado en criminología por la Universidad de Botsuana, ha advertido de que «si el poder permanece en manos de un partido durante un largo tiempo, podría ser peligroso». «¿Quién sabe lo que el partido gobernante está haciendo para mantenerse en el poder? Necesitamos un cambio», ha concluido.

Cerca de 824.000 votantes registrados elegirán a los 57 diputados que, a su vez, votarán al presidente. La oposición al BDP estará representada por el Partido del Congreso de Botsuana y el Paraguas para el Cambio Democrático, una coalición de partidos entre los que se encuentra una facción escindida del BDP.