Humo blanco entre gobierno y oposición de RDCongo

0
412
Poco antes de la última medianoche de 2016 salió el esperado humo blanco de las negociaciones entre el gobierno y la oposición de la República Democrática del Congo que aleja hoy la violencia del horizonte.

La crisis política en el extenso país del centro africano se agravó con el término del mandato constitucional del presidente Joseph Kabila, el pasado 19 de diciembre, sin que se hubiera elegido un sucesor.

Era en realidad la consecuencia de las diferencias políticas patentes desde las elecciones de 2011 en las que Kabila y el líder opositor Étienne Tshisekedi se declararon vencedores, luego de denuncias de fraude.

El acuerdo de anoche aleja, de momento, la violencia y desarrolla por primera vez un proceso de transición pacífica desde su independencia de Bélgica, en 1960.

Bajo la égida de la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (Cenco) se consiguió el acuerdo que permite a Kabila detentar el poder un año más hasta que se escoja al sucesor por medio de elecciones a finales de este año, y a la opositora Rassemblement (Unión) escoger un Primer Ministro.

La Mayoría Presidencial y la oposición se comprometieron además a no realizar referendos ni revisar la Constitución. El Consejo de Seguimiento será encabezado por Tshisekedi, el líder de Unión para la Democracia y el Progreso Social.

Las elecciones presidenciales, legislativas y provinciales se desarrollarán en diciembre próximo, mientras la gubernamental Mayoría Presidencial conserva la gestión total de los gobiernos provinciales.

Aunque el acuerdo se pretendía inclusivo Jean Pierre Bemba, del Movimiento de Liberación del Congo, rechazó adherirse por considerarlo un complot contra la República.

El presidente de Cenco, monseñor Marcel Utembi, se declaró feliz de llegar a un compromiso político inclusivo y de evitar el caos en el país.

Igualmente se mostró complacido el jefe de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (Monusco), Maman Sidikou.