HRW acusa a Gobierno de Angola de represión y abusos a derechos humanos

0
200

Human Rights WatchHuman Rights WatchLa organización Human Rights Watch (HRW) acusó hoy al Gobierno de Angola de “represión” y “abusos persistentes” a las libertades de sus ciudadanos y pidió a la Comisión Africana de Derechos Humanos que actúe ante estas violaciones.

“La Comisión Africana debe pedir el enjuiciamiento de los responsables de homicidios, secuestros y torturas en Angola”, manifestó el director en África de HRW, Daniel Bekele, a través de un comunicado.

Según HRW, las más de tres décadas en el poder del presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, se han traducido en “corrupción generalizada” y “abusos persistentes” a los derechos humanos, que han quedado sin ninguna responsabilidad.

El Gobierno angoleño, explicó la organización, ha realizado detenciones arbitrarias, juicios injustos e intimidación a manifestantes y periodistas, a los que incluso ha arrestado y golpeado cuando intentaban informar sobre las violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad .

Por ello, pidió que la Comisión Africana -la institución de derechos humanos más importante de África- aborde este asunto en la próxima cumbre que celebrará desde el próximo 28 de abril hasta el 12 de mayo en Luanda, la capital de Angola.

HRW insistió en que la Comisión debe condenar la “represión” del Gobierno a los medios de comunicación, así como su incapacidad para actuar contra los homicidios ilegítimos, la violencia sexual y la tortura de las fuerzas de seguridad.

En noviembre de 2013 la organización responsabilizó a la Policía y a los servicios secretos angoleños (SINSE) del asesinato de dos disidentes, tras filtrarse a la prensa un informe oficial en el que se detalla el papel de estas instituciones en los dos crímenes.

Por otra parte, HRW pidió a la Comisión que investigue el asesinato de al menos 170 manifestantes en Sudán en septiembre de 2013, así como la detención arbitraria, la tortura y los malos tratos perpetrados contra cientos de personas.

“La Comisión Africana está especialmente preparada para presionar por el cambio en estas dos situaciones particulares”, indicó la organización.