Herido un alto cargo militar burundés en un ataque cuando se dirigía a la capital

0
332

imagesUn alto cargo del Ejército de Burundi resultó herido a última hora del sábado en un ataque perpetrado por hombres no identificados cuando se dirigía a la capital, Buyumbura, según han informado este domingo testigos citados por la agencia británica de noticias Reuters.

Según estas informaciones, el coronel Serges Kabanyura, comandante de una de las cinco regiones de Burundi, resultó herido junto a otros cuatro soldados, tal y como ha desvelado un militar que resultó herido en el ataque.

«Unas cinco personas armadas con rifles y vestidas con uniformes militares nos detuvieron cuando nos dirigíamos a Buyumbura. Cuando vieron que éramos soldados, abrieron fuego e hirieron a cinco de nosotros, y cuando empezamos a disparar se dieron a la fuga», ha dicho el soldado, hablando desde un hospital de la capital.

El incidente tuvo lugar apenas un día después de que hombres armados tirotearan a un diputado del partido gobernante en Burundi, acabando con la vida de un policía e hiriendo a otros, en el contexto de la crisis desatada en el país africano por el fallido golpe de Estado.

El ataque estaba dirigido contra Zénon Ndaruvukanye, asesor del presidente burundés, Pierre Nkurunziza. Según su relato, se dirigía al Parlamento cuando un hombre se ha bajado de un coche y ha disparado con un arma automática, dando lugar a un tiroteo con la Policía que se ha saldado con un muerto y varios heridos.

Este suceso es uno de los muchos que se han registrado desde que Nkurunziza lograra sofocar el golpe de Estado en su contra, el pasado 13 de mayo. Las organizaciones humanitarias han denunciado asesinatos selectivos que han afectado a ambos bandos.

Crisis Política

Burundi sufre una crisis política desde el 13 de mayo, cuando un grupo de militares intentó dar un golpe de Estado tras semanas de protestas callejeras contra los planes de Nkurunziza de reformar la Constitución para perpetuarse en el poder.

Los militares no lo consiguieron y Nkurunziza consiguió mantenerse en el cargo en las elecciones del pasado verano pero desde entonces la capital, Buyumbura, es escenario de constantes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Además, se han producido asesinatos selectivos tanto de miembros del Gobierno como de la oposición que hacen temer a la comunidad internacional que Burundi vuelva a caer en una guerra civil de carácter sectario.