El premio Nobel de Literatura Wole Soyinka viaja a Haití

0
677
El premio Nobel de Literatura y activista nigeriano, Wole Soyinka, arriba a Haití, respondiendo a una invitación de la asociación Laboratorio de arte contemporáneo.

Soyinka, el primer negro y africano en recibir la distinción de las letras, formará parte de la segunda temporada del proyecto Encuentros desde aquí y en otros lugares, que comenzó el 15 de febrero y se extenderá hasta el 26 del propio mes.

La iniciativa llama a los artistas a reinventar su relación con los demás en propuestas que proyectan al ser humano en el centro de la cuestión artística.

La agenda de Soyinka en la nación caribeña incluye, además, una reunión con el presidente, Jovenel Moise, el próximo 20 de febrero.

Asimismo, inaugurará la exposición Wole Soyinka: Antigüedades, en la Oficina Nacional de Etnología, el miércoles 21, y el mismo día visitará el Museo del Panteón Nacional de Haití.

El 22 de febrero, el también activista político, ofrecerá un conversatorio sobre el impacto de la movilidad internacional en la geopolítica de los Estados, en especial, el caso de los países en desarrollo.

En el panel, organizado en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Haití, se hará acompañar por los académicos Alain Gilles, Jean-Marie y Alix René Theodat.

Para el viernes el escritor tiene programada una visita al Parque Martissant y al monumento dedicado a las víctimas del terremoto de enero de 2010.

También como parte de su recorrido, arribará a la segunda ciudad más importante del país, Cabo Haitiano, y allí se reunirá con jóvenes en el salón de actos del Colegio Regina Asumpta, así como conocerá el Instituto Haitiano de Observatorio de Políticas Públicas.

Soyinka nació en Nigeria en 1934 y su obra literaria está fuertemente impregnada por la herencia cultural de sus antepasados, mitos y ritos religiosos del pueblo negro africano yoruba, que habita en la región occidental de su país. En 1986 la academia sueca le otorgó el premio Nobel de Literatura por ‘poner en escena, en una vasta perspectiva cultural, enriquecida de resonancias poéticas, una representación dramática de la existencia’.