Guinea Bissau: Por inseguridad suspenden votación de plan de gobierno

0
402

Cipriano CassamaEl presidente del Parlamento de Guinea Bissau, Cipriano Cassamá, suspendió la sesión extraordinaria prevista para hoy en la cual debía votarse el programa de gobierno, al alegar falta de condiciones de seguridad.

No resulta favorable el ambiente que se vivió en los últimos días en el Parlamento y la sesión queda suspendida hasta nueva indicación, informa Cassamá en un comunicado divulgado por medios periodísticos.

Reconoce que las dos tentativas de realización de las sesiones terminaron en fracaso, motivado por la insoportable perturbación de que fueron blancos los 15 diputados que perdieron los mandatos.

El 23 de diciembre el plan de gobierno quedó sin recibir la mayoría de aprobación: apenas 45 de los 101 diputados votaron a su favor que requería de al menos 52 votos. Los restantes 56 representantes se abstuvieron.

Por ese sufragio, 15 parlamentarios del gobernante Partido Africano de la Independencia de Guinea y Cabo Verde (Paigc), que determinaron no aprobar el proyecto, perdieron su mandato tras ser expulsados del Partido, al dejar de cumplir «una de las condiciones de elegibilidad como diputados».

La separación se aplicó al considerarse que violaron la disciplina de la organización política.

El martes también fue suspendida la sesión para votar el programa gubernamental por la protesta de los 15 legisladores que rechazaron abandonar la sala tras perder su mandato.

Al respecto, el presidente del Paigc, Domingos Simões Pereira, consideró la posición de los militantes disidentes, que anunciaron sumarse al opositor Partido de la Renovación Social, como «tentativa de golpe de Estado».

Bajo ese contexto, el Gobierno responsabilizó al presidente del país, José Mário Vaz, por el «clima de inestabilidad» existente en la nación y denunció una alegada intención de detener a los miembros de la actual administración, sin indicar por parte de quien.

En un mensaje, distribuido después de una reunión del Consejo de Ministros, el Ejecutivo califica de extraño el silencio de Vaz ante la crisis y recuerda que el jefe de Estado es «el símbolo de la unidad nacional y garante de la independencia».

Si finalmente se logra la votación en el Parlamento y otra vez resulta rechazado el programa de gobierno (incluye gastos en carreteras, electricidad, sanidad y educación), el mandatario formará un nuevo Ejecutivo.