Guinea Bissau: admiten disolución de Parlamento para resolver crisis

0
264

Domingos Simoes PereiraEl presidente del Paigc, partido gobernante en Guinea Bissau, Domingos Simoes Pereira, admitió la disolución del Parlamento como una salida a la prolongada crisis política que hoy afecta al país.

Resulta una prerrogativa constitucional que asiste al presidente de la República para resolver una situación que está más que localizada y reconocida, dijo Simoes Pereira a la prensa tras salir de una reunión del Consejo de Estado, en el Palacio Presidencial.

Subrayó que si “el presidente (José Mario Vaz) no quiere hacer uso de eso, espero que tenga otro dispositivo también constitucional”.

Vaz tiene en agenda otros encuentros con partidos políticos para procurar soluciones que garanticen la paz social y estabilidad gobernativa hasta el fin de la legislatura.

En un comunicado conjunto, el Paigc y cinco fuerzas políticas pidieron la disolución del Parlamento y elecciones generales anticipadas.

Anteriormente el Partido de la Renovación Social (PRS), principal opositor, acusó al Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (Paigc) y al presidente del Parlamento, Cipriano Cassamá, de fraguar un golpe de Estado en la nación.

Tanto el Paigc como Cassamá conducen al país hacia una situación de bloqueo, denunció el PRS.

Acusó al titular de la Asamblea de violar la orden judicial que mandó a devolver el mandato a los 15 diputados del Paigc, sustituidos en el Parlamento y expulsados de la organización política en el poder.

Sin presentar pruebas, el PRS asegura que el Paigc tiene un plan para forjar una asonada golpista y llevar a Cassamá, en calidad de presidente del Parlamento, a asumir como jefe de Estado.

A inicios de abril, el Tribunal Supremo de Justicia declaró inconstitucional la decisión de la Asamblea Nacional Popular sobre la pérdida de mandatos de 15 diputados del Paicg.

El jefe de Estado pide un diálogo entre las fuerzas políticas en careo, para que alcancen “largos consensos y compromisos en cuestiones de interés nacional”.

La crisis comenzó en Guinea Bissau cuando el mandatario cesó el 12 de agosto de 2015 como primer ministro a Simoes Pereira, al argumentar incompatibilidades personales y falta de confianza.

Más tarde nombró a Baciro Djá en el cargo, pero el Tribunal Supremo consideró inconstitucional el decreto presidencial y obligó al mandatario a convidar al Paigc a que designara a un nuevo jefe de gobierno.

Carlos Correia, de 81 años, fue nombrado primer ministro el 8 de septiembre tras semanas de inestabilidad.