Grupos extremistas generan repunte de violencia en el norte de Mali

0
471

MinusmaUn repunte de la violencia que generan los grupos extremistas islámicos aquí, provocó la muerte de un soldado y heridas a otros seis miembros de la Misión de Estabilización Multidimensional Integrada de la ONU (Minusma).

Medios locales reportaron la explosión causada este lunes por un artefacto dinamitero improvisado, que mató a un soldado de la ONU originario de Burkina Faso y lesionó otros seis cascos azules.

El atentado ocurrió después que una mina explotó cuando soldados viajaban en dirección a la ciudad de Goundam, situada a unos 85 kilómetros al suroeste de la ciudad de Tombuctú, capital de una de las tres provincias del norte del país.

Ese ataque fue el segundo incidente en un mes contra las fuerzas de Minusma, después que el 11 de junio, un campamento en Aguelhok fue objeto de un atentado con coche-bomba, que mató a cuatro soldados de la ONU provenientes de Chad y dejó a otros seis cascos azules heridos.

El secretario general de la organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó energéticamente el hecho, y dijo que el crimen «no va a disminuir la resolución de apoyar al pueblo maliense en sus esfuerzos por la paz y la estabilidad duradera en el país».

En los últimos meses se han incrementado los ataques en la región del norte de Mali, donde varios grupos radicales islámicos intentan recuperar el control de las tres provincias septentrionales -Gao, Kidal y Tombuctú-, a pesar de los esfuerzos de la misión de cascos azules de la ONU por mantener la paz.

El pasado 29 de mayo, dos trabajadores noruegos de la organización no gubernamental Consejo Noruego para los Derechos Humanos, murieron por la explosión de otra mina al paso de su vehículo, cuando hacían la ruta Tombuctú-Goundam.

También el 13 de mayo, otros cinco soldados de la Minusma resultaron heridos en circunstancias similares, cerca de la ciudad de Kidal, al noreste de Tombuctú.