Grupo The Elders pide medidas urgentes en Congo Democrático

0
455
El experimentado grupo The Elders (Los Consejeros) pidió a la comunidad internacional actuar lo antes posible para hacer frente a la crisis política y humanitaria en la República Democrática del Congo (RDC).

Por medio de un comunicado, el grupo de consejeros de la ONU recordó que la RDC padece una de las peores crisis humanitarias, con 1,4 millones de personas desplazadas internamente, 13 millones necesitadas de asistencia humanitaria y 9,9 millones con inseguridad alimentaria severa.

También expresó su grave preocupación por la violencia severa y los abusos contra los derechos humanos.

Los poderes regionales e internacionales deberían redoblar sus esfuerzos para alentar una transición pacífica en el país, donde se intensifican las protestas después que el presidente Joseph Kabila se extendiera en su mandato, indicó The Elders.

El calendario electoral recientemente anunciado debe respetarse, dijo el grupo y recalcó la necesidad de terminar con las acciones violentas impulsadas por las partes en conflicto.

A juicio de Kofi Annan, presidente de The Elders y ex secretario general de la ONU, el pueblo de la RDC ha sido maltratado por sus líderes durante décadas, en tanto la comunidad internacional no ha respondido de manera efectiva para proteger sus derechos.

Mientras muchos dejan de creer en la legitimidad del presidente Kabila, proliferan los focos de inseguridad y el país corre el riesgo de convertirse en un estado fallido, alertó.

Las repercusiones de ese posible colapso se sentirán en toda la región y más allá, añadió, por ello hace falta una acción urgente dirigida a garantizar elecciones libres y justas como primer hacia la estabilidad política. Kabila -cuyo segundo y último mandato debía terminar en diciembre de 2016- todavía permanece en el poder y ello ha desatado numerosas protestas.

A inicios de año, el jefe de Operaciones de Mantenimiento de Paz de la ONU denunció trabas en la implementación de un acuerdo sobre las elecciones.

Pese al progreso significativo en la preparación de los comicios, solo se cumplió de manera parcial el convenio firmado en diciembre de 2016, que permitía a Kabila permanecer en el poder y pautó los comicios para diciembre de 2017.

Las autoridades electorales congoleñas alegaron que no fue posible desarrollar ese proceso debido a dificultades logísticas con el registro de votantes y a la persistente violencia. Grupos opositores señalan que las demoras solo se deben al deseo de Kabila de permanecer al mando.