Grupo especializado en crisis recomienda varias reformas en Sudán del Sur

0
347

International Crisis GroupLa organización no gubernamental International Crisis Group (ICG), especializada en resolver crisis, recomendó hoy una serie de reformas y negociaciones paralelas para poner fin al conflicto en Sudán del Sur.

En un informe, el grupo destacó la necesidad de reformar el partido gobernante, el llamado Movimiento Popular de Liberación de Sudán (MPLS), y lograr una reconciliación social en el país, donde el tribalismo ha «invadido» la escena política.

El ICG calificó de «guerra civil» lo que sucede en Sudán del Sur, donde las tropas gubernamentales se enfrentan desde mediados de diciembre pasado a grupo rebeldes liderados por el exvicepresidente Riak Machar, acusado de un intento de golpe de Estado por las autoridades.

La organización pidió la participación de todas las partes en los intentos de hallar una solución a la crisis, en alusión a las negociaciones que se celebran actualmente en Adis Abeba bajo la supervisión de mediadores africanos.

Asimismo, solicitó la reforma del Ejército sursudanés, que fue creado a partir de la milicia separatista conocida como Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA), que luchó contra las fuerzas sudanesas hasta conseguir la independencia del sur respecto a Sudán en julio de 2011.

En su informe, el grupo recomendó que se lleven a cabo consultas a las organizaciones de la sociedad civil, los líderes religiosos y sociales, y los grupos armados, al tiempo que recomendó a la ONU que proteja a los civiles y supervise la situación de los derechos humanos.

Agregó que los socios internacionales y regionales de las partes en conflicto deben participar también en el establecimiento de los mecanismos políticos y militares con el fin de alcanzar una división del poder entre las distintas fuerzas del país.

Las autoridades y los insurgentes han aceptado la mediación de laAutoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), un grupo interestatal del este de África, y han tenido varias rondas de negociaciones en la capital de Etiopía sin grandes avances.

Ambos bandos alcanzaron un alto el fuego el pasado 23 de enero en Adis Abeba, aunque después se han acusado mutuamente de violar el cese de la violencia, especialmente en los estados de Unidad, Jonglei y Alto Nilo.