Gorée: Un baldón para la Humanidad en África

0
114

Casa-de-los-EsclavosPor Roberto Correa Wilson*

Lo ocurrido en la isla de Gorée, donde los conquistadores portuguesas establecieron a partir del siglo XV factorías para el comercio de esclavos, ha quedado como una de las mayores ignominias cometidas por el hombre contra sus semejantes en toda la historia del continente.

En la actualidad la isla situada al este de Senegal, país del África

Occidental, es un lugar absolutamente apacible con parte de sus trabajadores dedicados a la actividad pesquera, confortables hoteles para el turismo, hermosos jardines, y la población empeñada en hacer avanzar a una nación lacerada por siglos de esclavitud y humillación colonial.

Pero en 1445 la isla estaba desbordada de barracones repletos de africanos atados con cadenas a las paredes y brutalmente castigados al menor signo de desobediencia o rebeldía porque los nativos nunca se conformaron con la suerte que le ofrecían los traficantes.

A Gorée eran trasladados los hombres y mujeres cazados en las regiones occidentales, desde donde eran enviados en barcos negreros a las nacientes colonias de América y el Caribe para venderlos a los dueños de plantaciones y trabajar en régimen de esclavitud.

De acuerdo con estudiosos del tema nunca se conocerán las cifras exactas de los africanos que llegaron a Gorée, después de ser desarraigados de sus lugares de origen donde llevaban una vida laboriosa apegada a hábitos y costumbres transmitidos de generación en generación.

SENEGAL EN LA HISTORIA

Aunque las excavaciones arqueológicas practicadas en la zona muestran la existencia de población en una época que se remonta a mil años a.n.e., los primeros datos escritos sobre el país corresponden a crónicas de viajeros árabes alrededor del siglo X.

En el siglo XI los bereberes invadieron la región destruyendo el imperio de Ghana, conquistando Marruecos y convirtiendo a los toucoleur (nombre dado más tarde a los Tekror por los colonialistas franceses), al islamismo.

Los bereberes forman un grupo étnico del norte de África que ocupa principalmente las regiones montañosas, Rif, Kabilia y Aurés, en Argelia y Marruecos.

Nuevos invasores llegaron a la región en el siglo XIII formados por los peules, wolof y sesenes, que además de fulani, toucoleur y djola, conforman los principales grupos étnicos de Senegal. Los invasores organizaron distintos reinos, entre ellos Tekrour. Reino teocrático denominado toucoleur por los súbditos de París.

PORTUGUESES EN GOREE

El navegante lusitano Ga Da Mosto descubrió la península senegalesa de

Cabo Verde en 1445, y se estableció en la isla de Gorée dando inicio a la triste odisea, no sólo para los nativos de lo que es hoy Senegal, sino también para las poblaciones de las zonas occidentales. La isla se convirtió en un almacén de esclavos, cuyos lamentos y sufrimientos parecen extenderse hasta el presente, pero también su heroica rebeldía.

Para muchos, Gorée es un símbolo de los más crueles designios del sistema esclavista que cubre de bochorno a los hombres y saca a flote sus sombríos instintos, todo por afanes de obtener mayores riquezas.

Dos siglos más tarde, en 1645, el francés Louis Gaullier fundó una colonia en la isla N Dar, la que creció hasta convertirse en una ciudad bajo el nombre de Saint Louis. Comenzaba de esa forma la presencia colonial de Francia.

Saint Louis sirvió de base para la posterior colonización del África

Occidental. Extensas zonas de la región cayeron bajo el dominio de Francia, constituyendo con Gran Bretaña los dos grandes imperios coloniales en el continente que rivalizaban en la conquista de nuevos territorios.

En el siglo XVIII los franceses establecieron colonias permanentes, las que exceptuando a Gorée, fueron cedidas a Gran Bretaña en 1763 y devueltas a Francia veinte años después. En el período de las guerras napoleónicas esas colonias fueron recapturadas por los ingleses y finalmente retornadas a París.

Alrededor de 1850 el país estaba dividido en varios reinos que fueron unidos, aunque por poco tiempo, bajo el reino de los wolof, tutelados por los franceses.

Durante el Segundo Imperio Francés en 1854, el general Faideherbe fue designado gobernador general de Senegal. El nuevo gobernante dominó a los moros, restableció el comercio de goma arábiga y creó el protectorado francés.

El militar organizó un ejército mercenario denominado Tiralleurs

Senegalais, compuesto por naturales de la región que se convirtieron en instrumentos franceses para la colonización de la región.

PROTESTAS NATIVAS

Entre 1857 y 1864 los franceses comenzaron la colonización total del

país, con la oposición de las tribus, que unificadas bajo el mando de Lat Dior combatieron al ejército galo hasta 1886, año en que fue muerto y ante la evidente superioridad de las armas francesas la resistencia fue vencida.

La colonización total de Senegal se completó en 1890. Cuatro años más tarde se proclamó oficialmente el África Occidental Francesa con capital en Dakar, ciudad que tiene la misma función en el actual Senegal.

En la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), miles de senegaleses combatieron en Europa. Después de la conflagración mundial el nacionalismo africano comenzó su ascenso en todo el continente. La lucha por la independencia se incrementó en Senegal, la que obtuvo el 20 de agosto de 1960.

Un largo camino de 1515 años recorrió el país desde la llegada del primer conquistador europeo, cuyo punto de partida fue la barbarie de Gorée, luego, el colonialismo que se extendió a todo el territorio nacional.