Golpe electoral para el CAN sudafricano

0
420

ANCEl Congreso Nacional Africano (CAN) sudafricano ha sufrido el golpe más duro desde el final del Apartheid en las elecciones locales celebradas en Sudáfrica, con el recuento mostrando que ha perdido un 60% de su apoyo y con la opositora Alianza Democrática haciéndose con la mayoría en las tres principales ciudades del país -Pretoria, Johannesburgo y Puerto Elisabeth-.

A pesar de que el CAN cuenta con el 54% de los votos, con dos tercios escrutados, la Alianza Democrática ha subido hasta un 27%, en un país que siempre ha sido gobernado por el mismo partido, pero al que la corrupción, el desempleo y la precariedad de los servicios sociales han pasado factura. Los resultados finales se harán públicos el viernes.

La Alianza Democrática eligió el año pasado a su primer líder negro, Mmusi Maimane, como parte de una estrategia para atraer el voto de los ciudadanos negros y deshacerse de esa etiqueta de que solo actúa a favor de los intereses de la minoría blanca.

En Johannesburgo, la ventaja de la oposición ha descendido con un 42,09% frente al 42,02% del CAN. En Ciudad del Cabo la Alianza Democrática se ha hecho con el 69% de los votos. En Tshwane, el municipio de la capital, Pretoria, el CAN tiene una pequeña ventaja.

Derrotas simbólicas

La Alianza Democrática ha obtenido un 56% de los votos en la bahía Nelson Mandela, que lleva el nombre del histórico dirigente del CAN, algo que supondría una dura derrota simbólica y que muestra la deriva política del país.

El CAN tampoco ha logrado la mayoría en Nkandla, la ciudad natal del presidente, Jacob Zuma, que habitualmente había logrado congregar el voto de la minoría zulú, pero la corrupción ha provocado el descontento y ha beneficiado al Partido de la Libertad Inkatha (IFP), que a nivel nacional tiene un 5% de los votos pero en Nkandla ostenta el 54.

Zuma salió ileso de un juicio político llevado a cabo en abril después de que el Tribunal Constitucional le acusara de haber incumplido la ley al ignorar una orden que le obligaba a pagar parte de los 16 millones de dólares (14 millones de euros) provenientes de las arcas públicas que había usado para reformar su casa privada en una zona pobre de Nkandla.

Cambio en la política

Aunque se trate de unas elecciones municipales y el CAN siga teniendo la mayoría, la pérdida de apoyos deja gravemente herido al partido en el Gobierno y podría condicionar las elecciones generales previstas para 2019. Las elecciones municipales han hecho que la política en Sudáfrica cambie del unipartidismo post Apartheid (el país siempre ha estado gobernado por el CAN) a una nueva era de coalición política.

«Mientras que las clases medias están descontentas con la incompetencia y la corrupción del Gobierno, las clases trabajadoras están económicamente frustradas por la falta de trabajo», ha asegurado el analista de mercados Sebastian Spio-Garbrah. «En estas elecciones hemos demostrado un crecimiento increíble y estamos emocionados», ha asegurado uno de los líderes regionales de la Alianza Democrática, que además ha añadido que su partido «pondrá sobre la mesa la mejor coalición».

El partido Luchadores de la Libertad Económica (LLE), dirigido por el agitador Julius Malema, ha recibido poco apoyo con un tercer puesto a mucha distancia del segundo. A pesar de ello, el LLE ha logrado hacerse con el voto de ciudadanos frustrados con la desigualdad en un país cuyas empresas más importantes están en manos de la población blanca, que representa un 8 por ciento del total.