Gobierno Trípoli «no depende de comunidad internacional» para salir de crisis

0
486

aéropor Mitiga à TripoliEl presidente del Gobierno de Salvación Nacional de Libia, Omar al Hassi, indicó que cuenta con sus propias capacidades y que no dependerá de la comunidad internacional para resolver la crisis libia.

Al Hasi lamentó en una conferencia celebrada anoche en Trípoli que la comunidad internacional «no contempló sus demandas tras el deterioro de la situación de seguridad en la ciudad oriental de Bengasi y la de Kikla (situada a unos 120 kilómetros al sur de Trípoli) tras declararlas como zonas catastróficas».

El presidente de este Gobierno, formado hace dos meses y que tiene como sede Trípoli, subrayó que tampoco «contará con las promesas internacionales implícitas» para reconocer a su Ejecutivo (enfrentado a otro ejecutivo paralelo en la ciudad de Tobruk).

En cuanto a los combates diarios en varias ciudades libias, especialmente en la capital y en Bengasi, la segunda ciudad más importante del país, Al Hasi lamentó que su Gobierno se enfrenta a «un enemigo (en alusión a las fuerzas leales al general sublevado Jalifa Hafter)» que según él «cuenta con el apoyo de fuerzas extranjeras y posee armas de alta tecnología».

Aunque no las nombró, el Gobierno de Trípoli ya se ha referido en el pasado a la intervención de Egipto y los Emiratos Árabes, fundamentalmente, en los asuntos de Libia.

Por otra parte, Al Hasi subrayó que adoptará próximamente reajustes ministeriales, sin determinar cuáles, y añadió que su Gobierno no ha recibido hasta ahora ningún presupuesto a pesar de que fue formado para «gestionar la crisis y hacer frente a la tiranía y la injusticia».

«Nuestra Gobierno fue formado para la paz y el diálogo, y ahora se ha convertido en un Gobierno de guerra y de confrontación», deploró Al Hasi.

Asimismo, el presidente del Gobierno de Trípoli anunció la próxima formación de un comité de crisis en el país compuesto por el presidente del Parlamento de Trípoli (Congreso de los Diputados), Nuri Abu Sahmain, el gobernador del Banco Central, Al Sedik al Kabir, junto a otros ministros.

Desde la caída del régimen de Muamar al Gadafi, Libia se encuentra en una situación política caótica, con dos gobiernos y dos parlamentos (en Trípoli y Tobruk) que compiten por el poder.

La crisis libia se ha agravado más desde el pasado 6 de noviembre cuando el Tribunal Supremo de Libia invalidó el Parlamente de Tobruk, elegido en las elecciones del 25 de julio y que estaba reconocido por la comunidad internacional.