Gobierno y oposición disputan por los funerales Étienne Tshisekedi

0
683
Como si faltaran motivos para las disputas políticas en la República Democrática del Congo, el gobierno y la oposición viven hoy una por el anuncio gubernamental de encargarse de los funerales del opositor Étienne Tshisekedi.

Por medio de su portavoz Lambert Mende, el Ejecutivo decidió encargarse totalmente de los homenajes y entierro de Tshisekedi, quien murió el pasado día 1 en Bruselas a los 84 años de edad.

Sin embargo, los militantes de la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS) plantearon que su líder debe ser llorado en la sede de su partido.

Pero el también ministro de Comunicación Social despejó el particular al afirmar que los homenajes oficiales y populares se realizarán en el Palacio del Pueblo, y además se comisionó al viceprimer ministro y titular del Interior, Ramazani Shadari, a trabajar con la familia del fallecido.

Además, el portavoz del Gobierno habló de la organización de un viaje a Bruselas de una delegación compuesta esencialmente por miembros de la familia biológica y funcionarios oficiales para recoger los restos. El grupo lo integrarán 15 personas, cinco familiares y 10 funcionarios de la UDPS.

En lo que respecta al lugar de inhumación, Mende dejó entrever que dependerá de un acuerdo entre los deudos de Tshisekedi y el gobernador de Kinshasa, André Kimbuta.

Los detalles del programa de los funerales, precisó el vocero, se conocerán cuando el cuerpo sea repatriado, probablemente el viernes o el sábado.

Entretanto, la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (Cenco) dijo que las discusiones entre el gobierno y la oposición para aplicar el acuerdo político del 31 de diciembre pasado se retomarán después de finalizados los funerales del presidente nacional de la UDPS, presidente del Comité de Sabios del Rassemblement (la opositora La Unión) y del Comité de Seguimiento de la aplicación del acuerdo.

Además invitó al recogimiento a la clase política y al pueblo congoleño, que vive momentos de mucha tensión desde que se anunciara que no se celebrarían elecciones para escoger al sucesor del presidente Joseph Kabila, en el poder desde 2001.

El pacto de San Silvestre destrabó la crisis política con la permanencia de Kabila en el sillón presidencial y la elección de un Primer Ministro de la oposición.