Gobierno nigeriano niega haber pagado por liberación de estudiantes

0
313
El gobierno nigeriano aseguró hoy que no se pagó ningún rescate al grupo terrorista Boko Haram por la liberación de la gran mayoría de las estudiantes secuestradas el pasado 19 de febrero en la localidad de Dapchi (noreste).

El ministro de Información y Cultura de Nigeria, Lai Mohammed, y el ministro de Defensa, Mansur Dan-Ali, comentaron que, en lugar de pagar un rescate, el gobierno federal se basó en negociaciones ‘de segundo plano’ para garantizar que las niñas fueran liberadas.

Las chicas liberadas se encuentran en Dapchi y están siendo documentadas; la situación se está desarrollando, la liberación es el resultado de negociaciones de canales secundarios y con la ayuda de algunos amigos del país, no se pagaron rescates, coincidieron ambos funcionarios.

Fuentes de prensa apuntan que cinco de las 110 estudiantes secuestradas murieron por asfixia poco después del suceso, debido a que los vehículos en los que eran trasladadas iban demasiado llenos, y una más todavía está bajo custodia de los captores.

Una de las liberadas, Khadija Grema, y un pariente de otra de las devueltas, confirmaron las muertes y añadieron que la colegiala que todavía no fue devuelta es cristiana y se negó rotundamente a convertirse al Islam.

Según testigos, los terroristas no entregaron a las niñas de entre 11 y 19 años a las autoridades, sino que las dejaron en la misma ciudad donde las raptaron, en el estado nororiental de Yobe, alrededor de las 3:00 hora local, trasladadas en nueve vehículos.

Residentes de la localidad contaron que los extremistas dijeron: ‘Esta es una advertencia para todos ustedes. Lo hicimos por lástima, pero no vuelvas a poner a tus hijas en la escuela’.

Todavía hay incertidumbre en cuanto a la cifra real de niñas devueltas porque fueron llevadas a centros de asistencia para su registro, pero el último reporte oficial las eleva a 101.

Este incidente hizo recordar el secuestro en 2014 de más de 200 chicas también por Boko Haram en el vecino estado de Borno, de las cuales 112 siguen en cautiverio.

Boko Haram, que en lenguas locales significa ‘la educación no islámica es pecado’, lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.