Gobierno maliense niega en ONU que sus tropas violen alto el fuego

0
434

Abdoulaye DiopEl canciller de Mali, Abdoulaye Diop, negó hoy en el Consejo de Seguridad que el ejército viole el alto el fuego pactado en mayo último con los rebeldes, como asegura un reporte del Secretario General de la ONU.

Jamás nuestras Fuerzas Armadas y los cuerpos de seguridad han incumplido lo acordado, ni han sido señalados por los mecanismos de verificación en tal sentido, entre ellos la Misión de Naciones Unidas (Minusma), afirmó.

En una reunión del órgano de 15 miembros para analizar el conflicto en el norte del país africano, se presentó un informe de Ban Ki-moon, según el cual «todas las partes violan el cese del fuego», y advierte sobre el incremento de las hostilidades, con negativas consecuencias para la población civil.

Según Diop, el Gobierno encabezado por el presidente Boubacar Keita está comprometido con el proceso de paz que promueve desde el año pasado Argelia, con el acompañamiento de la ONU y bloques regionales, y con las resoluciones del Consejo dirigidas a detener la crisis en el norteño territorio del Azawad.

En su resolución 2164, de junio de 2014, el órgano presidido este mes por Jordania prorrogó el mandato de la Minusma e instó a todos los grupos armados a deponer las armas y a realizar un diálogo inclusivo, recordó.

A juicio del diplomático, el proceso de paz a tres partes no avanza lo necesario porque solo el Gobierno y los movimientos armados norteños de la Plataforma aceptan sus bases, mientras los agrupados en la Coordinación las rechazan.

Con esa postura, desafían a la comunidad internacional, que aboga por el fin del conflicto en Mali, advirtió.

De acuerdo con Diop, la nación africana se encuentra en un momento crucial de la iniciativa de Argelia, el cual demanda respaldo mundial, en particular del Consejo de Seguridad.

Al respecto, pidió presionar a los movimientos de la Coordinación para que se sumen a la búsqueda de la paz de manera resuelta.

La norteña región del Azawad, que incluye a Kidal, Timbuctu y Gao, sufre enfrentamientos por el control de territorios y rutas comerciales, y algunos grupos han proclamado allí unilateralmente su independencia.

El conflicto maliense escaló en 2012, cuando los rebeldes tuareg encabezaron un golpe de Estado apoyados por Al Qaeda, que después tomó el control en el norte con el objetivo de imponer su visión de la Sharia (Ley Islámica), lo cual desató una intervención militar francesa y el despliegue en julio de 2013 de la Minusma.

Naciones Unidas exige el fin de los combates y el avance del diálogo interno.