Gobierno libio revisa temas de seguridad tras combates en Trípoli

0
304
El Consejo Presidencial libio (CP) informó que el presidente de esa instancia, Fayez Al-Sarraj, discutió con autoridades militares la situación de seguridad luego de los enfrentamientos armados en las afueras de esta capital.
Durante la reunión se revisaron informes sobre el estado actual del conflicto en Trípoli, así como las medidas tomadas para la seguridad de los ciudadanos.

Los suburbios del sudeste de la capital libia se encuentran desde el pasado domingo en medio de violentos enfrentamientos entre milicias y las fuerzas afiliadas al CP.

Al-Sarraj ordenó la evaluación del daño causado por los enfrentamientos y elogió el papel de las unidades militares y los servicios de seguridad en su empeño por reducir al mínimo posible los daños materiales y la pérdida de vidas.

El presidente del Consejo Presidencial también pidió a los que desencadenaron los enfrentamientos que tengan buen juicio y sabiduría, advirtiendo sobre las consecuencias de continuar con esas acciones.

El Consejo de Ancianos y Dignatarios de la ciudad libia de Tarhuna confirmó la víspera un acuerdo de alto el fuego entre las partes que combaten en esta capital.

El jefe de ese ente regional, Saleh Alfandi, anunció que también se entregarían los controles de seguridad a las autoridades de la ciudad, después de horas de enfrentamientos con armas pesadas y medianas.

Por su parte, el alto comandante de la Brigada Revolucionaria de Trípoli, Jalal al-Wershifani, detalló que el cese el fuego surgió por iniciativa de los dignatarios de la ciudad noroccidental de Zawiya.

Con esta medida se prevé la retirada completa de las armas pesadas de las zonas de enfrentamientos y el regreso de la Séptima Brigada al distrito de Qaser Bin Ghashir, declaró la autoridad militar.

Wershifani reveló que con el acuerdo también se busca la entrega los campamentos al Ministerio de Defensa libio.

El alto oficial agregó que la mayoría de las fuerzas han comenzado a retirarse de las áreas de combate para que las direcciones de seguridad tomen el control de las mismas.

Libia se encuentra inmersa en el caos y la guerra civil desde la caída del gobierno de Muamar Gadafi en 2011; en la actualidad ese territorio está dividido ‘de facto’ entre tres administraciones y con presencia de varias milicias armadas.

En la actualidad el país norafricano cuenta con un poder reconocido por Naciones Unidas, con sede en Trípoli; otro desde el Parlamento en la ciudad costera oriental de Tobruk, dominado por el mariscal de campo Khalifa Haftar; y un tercero a raíz de la importante alianza que suponen las ciudades-estado de Misrata y Zintan, en el noroeste libio.